lunes, 27 de junio de 2011

Almejas con limón (simples, pero difíciles de encontrar)


Y os preguntareis…
Qué tiene de especial este plato de almejas?

Pues sinceramente, nada. Nada de nada. Son unas simples almejas con un toque de limón.
Simples y llanas almejas.

Pero me cuesta tanto que me sirvan almejas en su punto cuando voy a un restaurante, que me he animado a compartirlo con vosotros.

Me gusta el pescado en su punto. Lógicamente, si es un tartar, el punto estará en crudo, si es una lubina o dorada, me gusta que esté tierna y jugosa, si es un tataki de atún, me gusta dorado por fuera pero crudo y rojito por dentro.
Y en el caso de las almejas, me gustan hechas pero sin pasarnos. Prefiero que todavía contengan el gusto a mar, pero que no estén vivas, y al parecer ese punto, es difícil de conseguir….

Estas almejas están cocinadas en una sartén con fuego medio-alto, con un chorrito de aceite (poco) y en poca cantidad, de forma que cada almeja toca la sartén.
En el momento en que una se abre, con cuidado y unas pinzas, la saco del fuego. Así, una a una. Después un chorrito de limón hace el resto.
No es difícil pero sí que debes estar bien atento y sacarlas en el momento justo. Quizá es lo que pasa en algunos restaurantes, echan muchas de golpe y las sacan a todas en el mismo momento, de forma que algunas están todavía por abrir y otras están totalmente pasadas. (Lógicamente, además de todo esto, debemos contar con almejas de primera. Las gallegas son fantásticas!!)



La cocina  es cuestión de paciencia…. Siempre lo hedicho.
No hay nada mejor (obviamente para mí) que estar un sábado o domingo, tranquilamente en la cocina, con todo el tiempo del mundo, preparando un plato que llevas tiempo esperando o con el que quieres innovar.
Y por el contrario, no hay nada peor que tener que preparar una comida o cena en dos minutos, corriendo, con prisas y con los comensales reclamando su plato.
Ni punto de comparación una situación con otra. En la primera, me relajo y en la segunda me pongo de los nervios!

Pues nada, la forma de hacerlas ya os la he contado, espero no os desilusione la simplicidad de la receta….

Que tengáis una feliz semana!

jueves, 23 de junio de 2011

Sopa melón con Galletas Saladas de Jamón



Hoy es Sant Joan!!

Es el pistoletazo de salida del verano y de todo un apartado en el calendario esperando a ser llenado con circulitos rojos invitando a eventos al aire libre!
Me encanta el verano.
Los que me leeis desde los inicios, sabeis que el otoño me deprime y el invierno y la oscuridad que lo acompaña no es de mi agrado….




En cambio, al iniciarse la primavera ya empiezo a ver atismos de la siguiente estación. Me encatan al verano con todas sus posibilidades.
La playa, el mar, el sol, los broncedores, los vestiditos frescos, los sombreros, las gafas de sol, los tirantes. Y por supuesto, los zumos, helados, cremas frías,….
Incluso el sudor, el pelo enmarañado, la humedad, el bochorno…. Puedo, hasta con eso.

La sensación de tirarme a la piscina cuando llego del trabajo, el tomarme un mojito refrescante y cenar en la terraza a la luz de las velas (aunque tengo que esperar a que sean más de las 22 para que apreciarlas…).
Me encanta.



Realmente la noche de Sant Joan, no es una de mis preferidas y últimamente, menos.
Nunca me han gustado los petardos.
Hace unos días recordaba, que de niña fui con mis padres al Castell de Tossa en la Costa Brava. Uno de esos petardos que van por el suelo silbando, me aterró. No sabía por dónde iba!! No me gustó nada.
Siendo algo más mayor y con las amigas del barrio, quedamos para tirar petardos delante de casa. Uno de ellos me petó en la mano al no darme cuenta que había acercado la mecha que tenía en la otra mano al petardo. Me llevé un buen susto. 





Ahora, siendo algo más mayor (no mucho, jeje), Sant Joan me gusta porque nos juntamos con amigos y pasamos una velada agradable. Además me gusta las leyendas y rituales que acompañan a la noche más corta del año.
Pero siguen sin gustarme los petardos.
Un añadido, además,  es que Buck no los soporta. Cuando tenía 6 meses, no tenía ningún tipo de respuesta a los petardos, hasta que le tiraron uno justo delante. Menuda gracia. Desde ese día, lo pasa fatal.
A partir de septiembre empezaremos con la desensibilización, a ver si lo logramos con mucha paciencia y constancia. 

Esta noche, como los años anteriores, vamos a hacer una cena en casita. Velas en sitios estratégicos y buena música nos acompañarán.

¿Cómo lo vais a celebrar vosotros?




Aquí os dejo una receta, adaptación de Cannelle et Vainille: Sopa de melón y menta con pan d jamón.

Espero que os guste y que tengáis una feliz Verbena!!

lunes, 20 de junio de 2011

Mojito y bodorrio!


Fin de semana de emociones….

Empezamos la semana y mis ojos delatan las emociones vividas ayer domingo.
A las 10 de la mañana empezaba mi odisea con el secador, las brochas y la sombra de ojos. El sábado quise ir a la peluquería, pero tenían todas las horas cogidas!
Total, que me aventuré yo solita a intentar desenmarañar el cabello e intentar aparecer de lo más digna posible.

A las 12.15h E. y yo estábamos ya dispuestos para salir y Buck dispuesto a no dejarnos ir, haciendo boicot en la puerta de entrada. Finalmente le dejamos con los Kongs a  rebosar de frankfurts y se quedó encantado jugando con ellos (se vende por 5 frankfurts, qué le vamos a hacer....).

Llegamos a Vila Minerva, una masia preciosa en Sant Andreu de Llavaneres, con el tiempo suficiente para hacer el cotilla por las instalaciones. El tiempo no acompañaba demasiado aunque las gotas que cayeron no fueron significativas (doy gracia porque me había costado mucho conseguir el peinado deseado).

Y llegó el novio, nervioso e inquieto al ver a los familiares y amigos esperando.
Y llegó la novia….
Y se tuvo que esperar en el coche durante 20 min porque una de las testigos, que iba con el resto de mis amigas, se había perdido y no llegaban. Ahora nos reimos, pero en el momento, hubiera pagado por ver las caras de mis amigas viendo que no llegaban y la novia ya estaba allí…
Después del susto y ya, con todo los asistentes presentes, empezó la ceremonia.
La entrada de la novia, triunfal, al ritmo de las notas a piano de “Boig per tu” de Sau. Estaba guapísima!
En ese momento empezaron a enrojecerse mis ojos y no pararon hasta que llegué a casa….
Las miradas entre los novios, los parlamentos, las risas, los detalles, los bailoteos….Todo fue inolvidable.

Después, llegados casi al final de la celebración y cuando mis pies dijeron “basta”, E y yo nos encaminamos a casa para descansar después de sacar a Buck en su paseo nocturno.
Esta mañana me he levantado con los ojos hinchados de tantas emociones, el estómago medio revuelto y un millón de recuerdos para la posteridad.
  

Y aquí os dejo un básico para el verano: Mojito!!
Indispensable en nuestros aperitivos.
Si estais cerca de Barcelona, no dejeis de visitar Miramelindo, en el Born, donde preparan los mejores mojitos de la ciudad (bajo mi criterio).

Feliz semana!!

jueves, 16 de junio de 2011

Champiñones rellenos de jamón y parmesano


Mañana es viernes!!
Tengo la sensación que voy a todas partes corriendo y que llego justa a todo...
Llevo semanas con una vida social bastante agitada y un volumen de trabajo de miedo, así que estoy encantada que mañana sea viernes y nos podamos dar un respiro más que merecido.
El fin de semana de la despedia me cargó las pilas, pero no se qué ha pasado que ya las tengo a media carga.
Y este domingo la boda!!
Tengo unas ganas que llegue.... Pero creo que el lunes estaré todavía sin recuperar.
 
 
 

Visteis ayer el eclipse?
Fue precioso.
Lamentablemente no pude disparar fotos de calidad, pero si tuvísteis la oportunidad de verlo, veríais que valía la pena.


Como no tengo demasiado tiempo, no me entretengo más y os dejo con una recetilla de champiñones rellenos de jamón y parmesano.
Ideales como acompañamiento o como entrante. Pequeños bocados ideales para cualquier momento. Además los puedes tener preparados y en el último momento ponerlos al horno justo antes de servir.
Espero que os guste y que tengais un feliz fin de semana!

lunes, 13 de junio de 2011

Vieiras con espuma de gambas




Ya es lunes de nuevo.... Y mañana a trabajar. Menos mal que en Barcelona hoy ha sido fiesta y he podido recuperarme de la despedida de M.
Fue genial....
Todo empezó donde el destino hizo que nuestros caminos se encontraran, el instituto.
De allí fuimos directas a Igualada, (con algún que otro percance), donde el resto de amigas nos esperaban.
El hotel, precioso, realmente os lo recomiendo ya que tanto el hotel en sí, como la atención de los dueños y del servicio, fue inmejorable.
Seguro que volveré. Es un hotel ubicado en una antigua fábrica de papel, totalmente rural pero con una decoración exquisita, entre lo moderno, lo funcional y lo rural. Os recomiendo visitar la web y hacerles una visita (Hotel Molí Blanch). Seguro que si decís que venís de parte de Mónica, de la despedida de soltera, se acordarán.... (y no negativamente!!). Meritxell y su marido harán que vuestra estancia sea inolvidable.



Pues la despedida siguió en el hotel con una merienda, con muchas risas y más cotilleos. Después de algunas botellas de vino ya nos preparamos para la cena, que estuvo a la altura de los mejores groumets.
Y seguimos con muchas más cosas que con vuestro permiso, no haré públicas.
El domingo después de desayunar como unas reinas y pasar la mañana tomando el sol, ya nos volvimos a nuestras rutinas de fin de semana (tengo que decir que más de una, entre ellas yo, cuando llegué a casa, nos fuimos directas a la cama a recuperar el sueño perdido....).


Es curioso que te des cuenta de cuanto echas de menos a tus amigas cuando pasas una velada así con ellas. Tenemos que repetirlo más a menudo. Espero que no sea la frase típica que se dice y queda en el aire esperando a cumplirse.
Bueno, os dejo con una recetilla que tenía esperando a ser publicada y que hice hace algunos días: Vieiras con espuma de gambas. (La espuma estaba mucho más montada, pero es lo que tiene la fotografía....).
 

Espero que os guste.
Feliz semana!!

jueves, 9 de junio de 2011

Gazpacho de sandía y despedida de soltera!!

 
 
Estoy emocionada!! 
Este fin de semana celebramos la despedida de soltera de una de mis mejores amigas.
 
M. se casa el próximo 19 de junio en una masía de Sant Andreu de Llavaneres.
 
Nos conocimos en el instituto. Supongo que el destino ya nos tenía preparada esta historia de amistad y aventuras que dura hasta hoy.
El primer día de clase, me senté con la única cara conocida, al final, en esos pupitres tan incómodos.
Y. y yo, nos pasábamos la clase con la silla apoyada en la pared, contándonos nuestras aventuras, desventuras, amores y desamores que por aquella época llenaban nuestra vida.
Delante, se sentaban las otras compañeras, insignificantes en ese momento e indispensables en mi vida en la actualidad.
 
Y. y yo formábamos el equipo de buenas estudiantes, pero que no nos tomábamos demasiados esfuerzos en seguir la clase. (Menos las matemáticas, que finalmente aprobamos por la cara bonita...).
Enseguida formamos un grupito con M, O, P y C.
C. era la mayor de todas. Trabajaba por aquel entonces en una pastelería y cada tarde nos traía los pastelitos que habían sobrado. Hacíamos unas meriendas de lujo!!
 
  
Las tertulias se iban haciendo cada vez más intensas e interesantes a medida que iban pasando los meses.
Cada una tenía una vida y unas experiencias diferentes, que con 17 años era toda una vida y pensábamos que lo sabíamos todo!!
 
Tuvimos tres años de amistad intensa, compartiendo y uniendo nuestras vidas cada tarde.
Entre clase y clase, además de los cigarrillos adolescentes, compartimos cafés y más cafés en una granja cercana al instituto. Incluso un día compartimos un Häagen Dazs donde nuestras cucharas luchaban por los trocitos de macadamia.
 
Nos ocurrió de todo: nos reímos con el profesor Illa, compartimos un globo al que pusimos nombre, visitamos por primera vez un sexshop, y casi nos morimos del miedo en una excursión a Sort (que ahora se ha convertido en una de nuestras anécdotas preferidas).
 
  
  
Después del instituto, seguimos nuestra amistad. No fue fácil, ya que cada una siguió su camino, pero ahí estamos, todavía unidas a pesar de los pesares.
 
La primera que se casó, fue C., fue un día muy especial para todas. La boda se celebraba en Graus y fuimos hasta allí, dispuestas a pasar el fin de semana.
Nos emocionamos en casa de la novia al ver a su madre enternecida y deseándole que fuera feliz, me dolieron los pies una barbaridad por el caminito de piedras que había para llegar a la iglesia, nos lo pasamos de fábula en la fiesta del pueblo al acabar el baile de la boda y nos reímos en la fonda donde todos compartíamos la buhardilla para dormir.
 
La siguiente fue Y. Una boda muy especial y emotiva, ya que ella es toda dulzura.
Todavía no me explico cómo nos pudimos meter en un seiscientos, cinco chicas vestidas de boda, una de ellas con escayola y muletas. M. el día de antes, no sé qué hizo pero se rompió una pierna!!
De esta boda tengo un regalo especial: la liga de la novia. La tengo en el cajón... bien guardada.
 
 
El resto, no nos hemos casado. Tenemos pareja, algunas niños, pero no hemos dado el "Sí, quiero".
 
Ahora le toca a M. Será especial.
Con M. al ser durante mucho tiempo las únicas solteras del grupo, hemos pasado muchas aventuras juntas.
Ahora, ha encontrado a su media naranja y se casan!!
Nos estamos haciendo mayores, pero una despedida de soltera, sea la edad que sea, se tiene que hacer!
No contrataremos a un "boy", ni nos pondremos diademas de genitales, pero esperamos que sea especial.
 
La semana que viene, os cuento más.....
 
Por ahora, os dejo con la receta de este gazpacho de sandía y con el que participo en el concurso de Pimienta Rosa.
Hace unos días, Margot, también hizo uno, lo podéis ver aquí.
Es uno de los básicos de mi cocina durante el verano. No dejéis de probarlo.
 
Feliz fin de semana!!! (Yo prometo pasarlo de fábula!!)
 
 
 

lunes, 6 de junio de 2011

Galletas de coco y chocolate sin forma

 
 
Este fin de semana N. se iba de colonias.
Tengo que aclarar que N. no es hijo mío. E. tiene dos hijos, N. un niño que como sabéis cumplió el otro día 10 años, y N. una niña de 8 añitos que está hecha toda una mujercita.
Así, que tengo dos "hijastros" y soy su madrastra (qué mal suena, madre mía!. Además de pintarme como una bruja, tengo la sensación de tirarme encima 20 años más... Nunca entenderé porque siempre se pinta tan mal a las madrastras. Qué daño ha hecho Cenicienta!!!).
 

Pues N., se fue desde el sábado hasta el domingo de colonias, cerquita de casa, pero lo suficiente como para que le hiciera ilusión y llevara una mochila que pesaba más que él.
El sábado por la mañana, aprovechando que no iría a la playa porque hacía un día bastante nublado, me animé a hacer galletas de coco para que N. se las llevara.
No era la primera vez que las hacía, de hecho hacía algunos meses que las probé por primera vez a raíz de una receta que mi hermana me había pasado.
Esta vez, probaría a añadir chocolate. A ver cómo salían.
 
Tengo que decir que a mi los dulces no me van demasiado. Ya lo he comentado en otras ocasiones, no tengo demasiada mano para los dulces y por la forma de estas galletas, lo podéis comprobar....
 
 
 
La idea era hacerlas con forma redonda, pero al ver que la primera ya no quedaba del todo bien, se quedaron y se bautizaron "sin forma". 
 
Igualmente el sabor quedó muy bueno. El toque del coco con el del chocolate quedó fantástico! Es un clásico que siempre queda bien. 
(Aunque esté a dieta, doy fe que estaban buenas, porque no me pude quedar sin probar una...)
 
N. se llevó las galletas y según me dijo E., antes de llegar al lugar de las colonias, ya no quedaban. Me alegro!! 
 
 
El sábado por la noche en Barcelona cayó una tormenta increíble. Pensamos en cómo estaría N. en su tienda de campaña.... El domingo nos confirmó que aunque se habían portado fatal y los monitores les habían castigado, no se había mojado ni pasado frío. Menos mal....
 
 
 
Pues nada, aquí os dejo la recetilla básica de mi hermana con el toque del chocolate. Espero que la disfrutéis y que tengáis una feliz semana!!!
 

jueves, 2 de junio de 2011

Steak tartar


Ya casi es viernes.
Me gusta que sea viernes por el hecho que llegan dos días libres, sin mayor preocupación que llenar el tiempo de actividades ociosas y dedicarme a la cocina.

Las semanas pasan volando, ¿no os pasa lo mismo?
Del lunes, pasamos directamente al jueves, y del jueves, otra vez al lunes. Eso es lo más preocupante, que si los días laborales pasan volando, el fin de semana pasa como un Concorde.

Dentro de mis contradicciones, que no son pocas, ya os he comentado mi afición a la carne y mi pasión por los animales.
Me encanta el carpaccio (podeis ver una receta aquí) y el steak tartar, especialmente en estas fechas en las que empiezan a subir las temperaturas.



Una de las veces que prové esta receta, fue en el restaurante Braserie Flo, realmente buenísimo! Si os gusta el steak tartar y estais en Barcelona, deberíais ir.

No es fácil dar con un buen steak tartar, hay que cortar la carne con cuchillo (a ser posible) muy pequeña, dar con el toque justo de picante, de sal y de mostaza.
Hay sitios que te dan un mazacote de carne picada aderezada con especias y parece más una hamburguesa aderezada, que un steak tartar. Una lástima.

Además, creo que es importante que te lo preparen delante tuyo, así puedes determinar tú las cantidades de ingredientes a echar para condimentar.



En fin, que un buen steak tartar no es fácil, ni de hacer, ni de encontrar.

Aquí os dejo mi receta, a ver si os gusta.

Feliz fin de semana!!