jueves, 10 de mayo de 2012

Pintxo de Nectarina con Anchoa y Cómo sobrevivir a las cercanías de Renfe



Hacía años que no cogía el tren.
Una de las facilidades de vivir en Barcelona ciudad es que con transporte público o en moto, llegas a todas partes.
Desde hace cerca de tres años (ya???), nos trasladamos a un pueblecito costero en la zona del Maresme, a unos 20 km de Barcelona.
Para hacer los traslados necesarios para subsistir (entendamos, hacia el trabajo y de vuelta a casa), hasta hace unos meses iba en coche, ya que tenía la facilidad de tener parking.
En febrero cambié de trabajo y con ello, de costumbres. Estamos en unas oficinas temporales hasta que el nuevo restaurante abra sus puertas y nos encontramos justo en el centro de Barcelona, con lo que si quieres una plaza de parking tienes que dejar un ojo de fianza e hipotecar el riñón para poder pagar las mensualidades (casi, casi, casi, no exagero absolutamente nada...)

Así que muy digna yo y con una lagrimilla (o dos) rodando por las mejillas, dije "adiós" a los zapatos de tacón y "hola" a las bailarinas y a la T10.

Lo bueno es que estoy leyendo mucho durante los trayectos, voy todo el camino viendo el mar, me evito mucha caravana de primera hora, me he podido costear varias bailarinas nuevas....

Desde luego, lo que no me esperaba es que coger el tren de Rodalies Renfe (Cercanías Renfe) fuera algo parecido a la guerra, con tácticas de ataque y de adelantamiento que ríete tú de Risk.

Lo primero que aprendí es que en la estación donde yo cojo el tren, el vagón que va más vacío es el primero. Descubrir esto me llevo una semana de ir de pie durante los 30 minutos de trayecto.
Ahora que ya lo sé, me ubico rápida y velozmente donde normalmente para "mi vagón", aunque en ocasiones hay algún conductor graciosillo que para mucho antes (con lo que toca correr si quieres llegar a una puerta) u otros que se pasan de frenada y te encuentras siéndole infiel a tu vagón con otro, muy abarrotado...



Cuando llegas a la puerta, (si no se te has embobado con cualquier cosa por el camino y no tienes que salir disparado emulando una película antigua), empieza el momento de lidiar con el resto de personas que quieren lo mismo que tú:
1. Ubicar visualmente un sitio libre donde relajar sus posaderas.
2. Colocar esas mismas posaderas en ese asiento.
3. Que ese sitio esté cercano a la ventana.
3. Que ese sitio no tenga a nadie al lado con posibilidades de tener su cabeza en tu hombro a la primer curva.
4. Encontrar La Vanguardia (es una de las cosas con las que aluciné. Cada mañana, unos hombrecitos pequeñitos, pequeñitos del rotativo, salen de sus escondites para dejar ejemplares en los asientos de los trenes. Para que después digan que los gnomos no existen. Ja!).

Y cuando va llegando el vagón, llega el momento de coger posiciones.
Varias personas caminando con paso rápido pero sin correr (por aquello de no parecer desesperados) para entrar en la pole position.
A un lado, a otro y frente al botón de apertura.
El que está justo enfrente, tiene tanta prisa que normalmente empieza a aporrear el botón antes de que esté activo.Por fin, se pone verde, lo presiona (por quinta vez) y la puertas se abren.
Entonces las personas que están allí esperando, dan un paso al frente para subir los escalones de la forma más glamourosa posible pero sin dejar de perder su posición que tanto les ha costado. Uno a un lado, otro empujando, otro a zancadas (perdiendo todo el glamour, sí)...

Empieza entonces el reconocimiento visual a la búsqueda de un lugar libre al mismo tiempo que no dejas de caminar, (en ocasiones, en dirección contraria a donde se encuentra el único asiento libre). Y sí, aquí es donde nadie tiene madre, ni hermanas, ni compasión. Si hay pocos espacios libres, todo vale.
Si tienes suerte, logras dar con el espacio para tu culito, si no, te espera un trayecto de pie, lidiando con curvas, frenazos y acelerones del tren.

Todo este episodio pasa en un día soleado, con buena temperatura y sin una reunión a la que llevar varias muestras o catálogos.
En cuanto aparece una de estas variantes, debes lidiar con paraguas, bolsas, bolsos, guantes y chaquetas que debes ponerte y quitarte si no quieres llegar al despacho como un pollo.

Lo peor que te puede pasar es no encontrar sitio en un día lluvioso con una presentación (de las importantes) y coincidir en el tren con ciclistas y un colegio de excursión. Es de aquellos días en los que deseas trabajar desde casa o hipotecarte el riñón.



Para alegrar estos trayectos matutinos, os dejo estos pinchos sanos y ricos que vi un día en el programa del chef Jose Andres.
La combinación del dulzor de la nectarina con la punto salado de la anchoa, quedan genial.
También son una opción genial para una rica ensalada.

Espero que tengáis un fantástico y soleado fin de semana!!




Ingredientes:
- 1 nectarina
- Anchoas de l'Escala en salazón
- Aceite estra virgen

Elaboración:
Limpiar las anchoas y ponerlas en aceite para que pierdan el punto fuerte de la sal.
Pelar la nectarina y sacar gajos.
Poner un lomo de anchoa encima de la nectarina. Rociar con un poco de aceite de oliva virgen.





25 comentarios:

  1. después de toda tu explicación se me han pasado las ganas de coger el tren jajaja de hecho hace años que no pillo uno

    ResponderEliminar
  2. Me he reído un montón leyéndote, y la verdad es que cojo muy poco el tren, pero justamente hoy lo cogí para ir a Girona, y en la vuelta en mi asiento había La vanguardia! Que trabajadores que son esos gnomos! jeje
    El pincho un combinación muy curiosa, tengo que probarla.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. jajajajajaja!! Mis años de universidad me los pase yendo y viniendo en tren y certifico que lo que cuentas es 100% real!! Ahora no puedo ir a trabajar en transporte público ya que un trayecto de 10 minutos en coche se convertiría en dos horas y unos cuantos cambios de tren o autobús... El pincho debe estar de vicio!! Besos y buen finde!

    ResponderEliminar
  4. te entiendo porque yo siempre voy a Barcelona en bus y algunas veces en el carrilet y es asi la vida.Antes habia el periodico pero ahora la vanguardia es el rey.
    Buen aperitivo del maestro Andres que has plasmado ricamente
    bon cap de setmana

    ResponderEliminar
  5. Qué risa, llevo 5 minutos riendo mientras te leía... eso de coger la pole position me ha encantado. Pero cuánta verdad hay en ello! (aunque llevo ya 4 años sin coger el tren, bendito coche que me regalaron por mis 18 jejejeje)
    Muuuá

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja...como me has hecho reír, por acá el "tren ligero" como le dicen, es una odisea y tienes razón el primer vagón es el más solitario...lo cierto es que durante el trayecto disfrutas y aprendes un montón de cada persona que va en su mundo y otras mejor ni recordar...los pintxos me encantan, me los comería toditos!!!

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  7. M'has fet recordar el meus anys d'universitat a Barcelona, i fer el trajecte Figueres-Bcn.....(solen ser més de 2 hores) dreta és una passada...però els diumenges a la tarda sempre hi habia oberbooking, per tant,com bé dius, al cap d'uns dies saps perfectament quines tècniques emprar per tenir un lloc on sentar-te. El pintxo......ja tinc l'aperitiu de demà (si trobo nectaries) pq anit varem obrir un pot d'anxoves de l'Escala :)
    Gràcies per la idea. Petons. MAR, de El que no mata engreixa

    ResponderEliminar
  8. Ayyyyyyyyyy, Mónica, mi niña... Veo que es igual que lo que pasa en las pelis. Es lo bueno de vivir en una ciudad más pequeña y sin tanto follón como Barcelona o Madrid. Tiene sus cosas malas (no tneemos ni los servicios, ni la cantidad de animación cultural, es cierto), peeeeeeeeeeeero... ¡no sufrimos los vaivenes del tren!. Aunque tengo entendido que todo se andará... madre míaaaaaa.
    Pues si...esos pinchitos tuyos prometen!. Pero mejor no los lleves al tren! ;)
    Buen díaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué suerte tienes!! Yo agradezco vivir a las afueras de Barcelona, con menos ajetreo y mucha tranquilidad, pero lo malo son las combinaciones: o caravana o la odisea del tren... jaja.
      Besos!

      Eliminar
  9. UF.........HACE AÑOS QUE NO COJO UN TRANSPORTE PUBLICO, Y A VECES YO SI QUE LO CAMBIARIA POR EL COCHE, TRABAJO EN BADALONA, VIVO EN ARGENTONA Y MIS PADRES QUE YA SON MAYORES VIVEN EN EL CENTRO DE BARCELONA, ASI QUE....SIN COCHE NO PODRIA VIVIR!!!

    EXQUISITOS PINCHOS, DULCE Y SALADO IDEAL!!
    BESOS,

    ResponderEliminar
  10. Magnífica presentación del plato, y también del irónico viaje en Cercanías Renfe. Me ha encantado.
    Besos,
    yolanda

    ResponderEliminar
  11. Yo también era seguidora de José Andrés cuando hacía el programa en España, él me "enganchó" al tren de la cocina, jeje Besitos

    ResponderEliminar
  12. Que contraste de sabores, no lo había pensado nunca!!!

    ResponderEliminar
  13. Que contraste de sabores, no lo habría pensado!!!

    ResponderEliminar
  14. Renfe y barcelona... es la pesadilla de todos. Y ferrocarriles no se quedan cortos.. no
    Me encanta la mezcla.. el dulzor de la nectarina tiene que quedar perfecto con la sal de las anchoas, me gusta!

    un beso

    ResponderEliminar
  15. Això que expliques és Rodalies, però nosaltres que agafem el de mitja distància (Reus-Bcna) és el mateix.

    Magnífic l'aperitiu!!

    PTNTS
    Dolça

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M'imagino que deu ser el mateix, la misma rutina del dia a dia! jiji
      Petons

      Eliminar
  16. Vaya que odiseas matutinas por Dios!! y yo me quejo porque encuentro un par de coches por el camino que van lentos mirando la catedral , a partir de ahora no me voy a quejar más lo prometo.
    Probaré estas anchoas que a mi estas cositas me gustan mucho.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  17. Me ha encantado tu relato..., vaya odisea! :)
    Esos pinchos tienen que estar deliciosos!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  18. Claustrofobia me da la situación, entendería que hipotecaras los dos riñones y todo lo que se te ocurra, uf, menos mal que me rematas con ese pincho tan original, lo pruebo seguro.
    Disfruta de los días sin trabajo, aunque algo me dices que le estas cogiendo en puntito al cercanías, me equivoco?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más de una vez he tenido la tentación de hipotecarlos!jaja.
      De todos modos, estás en lo cierto, le estoy cogiendo el puntito, eso de ver el mar cada mañana sin distracciones, tranquilidad y sin caravanas, tiene su qué.
      :)
      Besos

      Eliminar
  19. Nena, inmillorable, jo la tinc a pendent, aquesta surt al seu llibre i la tinc marcada, com tantes i tantes receptes que tenim i cal que alguna cosa o algu ens ho recordi, gràcies per recordar-m'ho.

    Un petonet

    ResponderEliminar
  20. Muy buenos tienen que estar esos pinchos, el blog me ha gustado. saludos desde conil ( Cadiz). ve mi blog

    ResponderEliminar
  21. se me hace la boca agua solo de ver las fotos, ya me estoy imaginando el contraste de sabores ;)

    Salu2. Paula

    ResponderEliminar
  22. Lo vi en su programa y me llamó mucho la atención porque el contraste tiene que estar buenísimo.

    ResponderEliminar

Muchísimas gracias por dejar vuestro comentario en esta entrada. Es fantástico leerlos y me alegráis el día cuando lo hago.

Por desgracia, debido a la cantidad de correos anónimos publicitarios, me he visto obligada a marcar la opción de no publicar los comentarios anónimos en el blog.

De todas formas, si tenéis alguna duda o queréis comentarme algo de forma anónima, por favor, escribidme a: lopezlopezmonica@gmail.com, os contestaré encantada y lo antes posible.