jueves, 29 de marzo de 2012

Paella de marisco rápida


Llega el buen tiempo, las terracitas, los aperitivos y los básicos del verano: las paellas.
No hay nada mejor que pasar un día de playa y tomar una paellita en el chiringuito cercano.

Para gustos... paellas. De marisco, de carne, mixta... De todo tipo. Por muy diferentes que tengamos los paladares, hay para todos, no hay duda.

La paella, de origen valenciano, debe su nombre a la "sartén" con la que se realiza, de base muy ancha y con poca profundidad.
Me dicen que la típica Paella Valenciana es la que lleva judía verde, garrofons (una judía muy ancha), alcachofas, pollo y conejo (incluso en algunos sitios también les ponen caracoles).
A partir de aquí, todo el mundo puede hacer su propia adaptación.
Con guisantes, sin judías, con ajos tiernos, con pimientos, ....
La paella es uno de los platos más "tuneados" de nuestra gastronomía.

A mi personalmente me gusta la de mariscos y la de carne, pero mejor por separado, no la mixta.
Quizá para los días de más calor, mejor de mariscos, con calamar o sepias, gambas, cigalas, etc.
Si es acompañada de un buen vino fresquito, el almuerzo ya es de diez.

Esta paella, es una paellita improvisada, con calamares y gambas pero a falta de mejillones y almejas que tanto me gustan, pero que no tenía en ese momento. Pero podéis ver así, que con un buen arroz, un buen fumet (puede ser de brick) y pocos ingredientes podéis hacer una estupenda paella para bastantes personas y salir airosos de la situación.



Si el tiempo acompaña, esta Semana Santa los restaurantes se pondrán las botas a preparar paellas y más paellas. Los turistas que nos visitan, es posible que no dominen la lengua, pero pedir paella y sangría, lo saben hacer muy bien!

Lo importante, si la vamos a tomar fuera de casa es elegir un buen restaurante, de confianza, donde la hagan con productos de calidad, hagan un buen fumet para que tenga la intensidad de sabor adecuada y que sepan dejar el arroz en su punto (en muchos sitios, o bien el arroz es un mazacote digno de enganchar azulejos o bien te dejas un diente en el intento).

Nosotros solemos tomarla en los chiringuitos de las calitas de Santa Cristina, (Lloret de Mar), en Cala Llevadó (Tossa de Mar) y en Cala Sant Francesc (Blanes).
Estos lugares son ideales para tomar una buena paella acompañada de un vino fresquito o una buena sangría, después de una sesión de sol y playa.

Os dejo la receta y espero que disfrutéis del fantástico fin de semana que está por llegar!


domingo, 25 de marzo de 2012

Calamares en su tinta


Hace años, quedé con unos amigos para cenar. Una cena normal entre amigos. 
De primero, pedí una ensalada catalana donde además de lechuga y embutido había olivas negras.
Pasamos una buena velada y cuando llegué a casa y fui a cepillarme los dientes para meterme en la cama, me di cuenta que desde el primer plato había tenido un trocito de oliva negra entre los dientes. Aggggggg.
Menos mal que era entre amigos (o enemigos porque ni uno dijo nada de nada acerca de mi "nueva caries").

Cuando lo comenté con una amiga, nos reímos pensando que si hubiera sido una primera cita, las probabilidades  de que hubiera una segunda, se hubieran reducido.
Entre risas, fuimos comentando platos poco recomendables para las primeras citas (en caso que quieras volver a ver a esa persona, claro).

Ahí van. Ya podéis tomar nota los singles. Aviso, que después de un tiempo, cuando la burbuja en forma de corazón rosa se rompe y empiezas a ver (y a tolerar) los defectos de tu pareja, las cosas cambian y ya puedes incluir estos platos a vuestras dietas conjuntas. Aunque aviso:siempre hay que mantener las formas y no semejarse más a un cerdo en plena acción gastronómica que un delicado gato tomando su latita Whiscas.



Cena romántica:

- Arroz negro. No hay nada más peligroso que la tinta negra y si encima le añades la posibilidad de acabar con un granito de arroz entre los dientes o en el cuello de la camisa, ya es la bomba!

- Calamares en su tinta: el plato es delicioso (como podéis ver en la receta de hoy), pero olvidadlo hasta pasados seis meses mínimo...

- Cigalas y otros mariscos. Comes las cigalas con cuchillo o tenedor o con las manos. Churrepeteas las cabezas? Mejor evitar el momentito "empieza tú primero" y pídelas en otro momento.

- Spaghetti: Si no tienes dominada la técnica de enrollarlos bien, olvídalo. Siempre queda uno colgando y tienes que decidir si lo "aspiras" o lo muerdes para que vuelva al plato. Durante esos segundos, tu pareja (en esos momento ya ex-pareja), verá como el dichoso spaghetti se balancea y posiblemente deje un rastro de tomate en tu barbilla.

Cena informal, cine, teatro, etc.: 

- Mega-hamburguesa: Si tienes que pedirte una hamburguesa, opta por una normalita que tenga posibilidades de entrarte en la boca. No cojas, por mucho que te guste, una de dos pisos con bacon, queso y demás ingredientes grasientos, que harán que tengas que abrir más la boca que la estación de metro y que la hamburguesa se vaya escurriendo....

- Frankfurts: del mismo modo que la hamburguesa se escurre hacia el polo opuesto de tus mordiscos, el frankfurt también lo hace y a una velocidad proporcional a la cantidad de salsas que le hayas puesto.

- Durums kebab: Viene bien enrollado y con todo dentro que parece que no vaya a escaparse nada, pero justo cuando llegas al final, una salsa chorreosa, empieza a caer. Tienes suerte si no es por tu mano...

- Bocadillo de "entrecote" de jamón: El jamón es uno de mis ingredientes preferidos, pero no lo neguemos, no todos los bares/restaurantes tienen a un maestro jamonero entre su plantilla. Así que en numerosas ocasiones seguro que os habéis encontrado con bocadillos que al primer mordisco, sale la única loncha de jamón enganchada.... Así que si no estáis seguros que el jamón en ese sitio lo cortan finito, o mejor tomarlo de queso.



Como E. y yo ya llevamos años juntos, no hay problema por preparar esta receta. Está exquisita y si la acompañas con un poco de arroz blanco, todavía mejor. 
Los calamares, tienen un punto de cocción un poco complicado. O bien los haces vuelta y vuelta en la sartén con un poquito de aceite, o bien los haces durante mucho rato para que las fibras, rompan queden tiernos.
Si al hacerlos a la plancha, te pasas un poco de cocción te quedarán duros y poco sabrosos.
Estos están cocinados durante 25minutos y quedaron tiernos tiernos y las salsita, impresionante.

Espero que os guste y que tengáis una feliz semana!!


jueves, 22 de marzo de 2012

Buñuelos de bacalao


Os preguntareis donde está la innovación, la creatividad y la novedad en este plato que os traigo hoy.
Si los buñuelos son más antiguos que Matusalén!! De hecho, según Wikipedia, los primero que hicieron los buñuelos, fueron los moriscos.
Pero estos señores no habían pisado mi cocina hasta el fin de semana pasado, en el que encantada les abrí la puerta y se dispusieron a que hiciera un clásico de la cocina española y más por las fechas que breve llegan. (Que síiii que ya se que para Semana Santa los buñuelos son los dulces, pero como no me gustan mucho, esta es mi humilde aportación).

Nunca he sido demasiado amante de las cosas fritas y mucho menos de los buñuelos, que hasta hace poco los identificaba como una masa aceitosa donde en su interior podías encontrar algo de chicha (con un poco de suerte y haciendo trabajar horas extras a tus pupilas gustativas).   Supongo que se debe a que siempre me los sirvieron refritos, con demasiada masa y con aceite de dudosa antigüedad (posiblemente del mismo tiempo de los moriscos).



Pero hace unas semanas, por trabajo fuimos a almorzar al restaurante Barceloneta, en Barcelona. Pedimos buñuelos de bacalao para compartir y después del primer bocado, pensé que hasta entonces me habían engañado.
Sabían a bacalao, era bacalao y se veía el bacalao, con una ligera capa de rebozado. Una delicia.

Pensé que tenía que intentarlo en casa. Y así, con mi libretita de recetas, miré la página de Pepekitchen y anoté los ingredientes.
Acto seguido con la lista de la compra en mano, fui toda decidida a probar este "nuevo" plato en mi cocina.

Tengo que confesar que no tenía demasiadas expectativas puestas en mi "arte buñueril".
Pero el resultado fue fantástico! (pero no tanto como los del restaurante Barceloneta, lo confieso).

De hecho, le di uno para que probara a E. y me dijo que estaban muy ricos (pero él no suele ser demasiado crítico). También le di uno a Buck que se relamió tres veces los bigotes y esperó sentado por si caían más (aunque reconozco que este pequeño groumet no es 100% fiable ya que se come absolutamente todo...) Pero después, los probaron NyN y el éxito entonces fue absoluto!

Pedían más y más y mi fábrica de buñuelos estaba a tope intentando producir los suficientes para cubrir las necesidades de "los clientes" y vigilando que a ninguno se le quedara la lengua churruscada...



Los buñuelos se acabaron antes de comer y yo, aunque yo practicamente no los probé, estuve flotando durante dos días seguidos de los orgullosa que me sentí con mis buñuelos. 

Total, que una delicia. Si tuviera que poner un pero, únicamente diría que pondría algo más de bacalao para que tuviera aún más presencia, pero únicamente si me pedís alguna mejora.

Consejo: si hacéis un cucurucho para presentarlos y tenéis un maridín que todo lo toca e intenta dejarlo igual (pero no lo consigue), olvidaros de los cucuruchos, a no ser que sean de cerámica y poned los buñuelos en un plato tradicional. 
Hacedme caso si no queréis que los buñuelos rueden hasta el suelo (y vuestro perro se relama esta vez 20 veces) y el cucurucho acabe pareciendo un envoltorio de caramelos....

Os dejo la receta y espero que tengáis un fantástico fin de semana!!


domingo, 18 de marzo de 2012

Pollo rustido



La extraña vida del blogero gastronómico.
En la última entrada os explicaba mis reflexiones, el nacimiento del blog y sobre si cocinaba para publicarlo o fotografiaba lo que preparaba normalmente para la familia, etc.

Algunos de vosotros me comentabais que os sentíais identificados con algunas cosas que explicaba, y es que la vida del blogger creo que es muy similar para todos, aunque cada uno tenga su estilo y sus objetivos con el blog.

Desde que empecé, hace algo más de un año y medio he visto que mi vida ha cambiado.

Por una extraña razón (que E. todavía no entiende pero muy amablemente no dice ni "mu"), hay dedicado todo un armario y dos cajones del buffet del comedor al blog.
Quién lo abra no entenderá nada de nada al ver que allí hay platos, vasos, boles, jarras y cubiertos que no guardan ningún tipo de relación entre sí.
Son unidades únicas o como mucho en parejas. Cada uno de una madre y de un padre.
Al abrir los cajones, encontrarás telas, lazos, cintas, mantelitos y demás tejidos que si me preguntas para qué sirven, te contestaré que realmente para nada especialmente, simplemente como estilismo para las fotografías.



En mi vocabulario ahora se encuentran palabras como obturación, ISO o profundidad de campo. Y mis recetarios cada vez hay más postres y he experimentado con platos que antes en la vida los hubiera hecho.
Incluso en el bolso llevo una libretita, donde voy apuntando los platos que veo en restaurantes o televisión que me gustaría probar.

Mi rutina el fin de semana, empieza al hacer la compra con una rigurosa lista con los menús que vamos a tomar y los ingredientes que necesito. (El tema de las listas, no es nuevo. Hago listas para abosolutamente todo).
Y después llega el momento de cocinar. Lo primero que miro, es la luz. Me he vuelto así de rara... Miro si está nublado, si hay suficiente luz, si se reflejarán sombras o si por el contrario todo está perfecto para una buena sesión de fotos.

Después llega el momento de cocinar. Mi horario ideal es a partir de las 12h, con tiempo suficiente para poder hacer los platos, las fotografías y disfrutar. En caso de platos como el de hoy, los empiezo a hacer la noche anterior, para poder acabarlos al día siguiente y hacer las fotos. 

Me encanta cocinar sin prisas y mientras el resto de la familia hace otros recados, deberes o trabajo.
Con la Tv de fondo y si es posible una copa de vino, empieza mi ritual.
Buck es el único que me acompaña en la cocina, estirado a los pies (con el que a veces tropiezas) y que espera a que haya algo que "caiga" por error. E. de vez en cuando, aparece por la cocina, a mover un poco la sartén, a dar su visto bueno y beberse mi copa de vino.



Mientras se van haciendo los platos, voy haciendo el estilismo, así, cuando ya están hechos únicamente tengo que emplatar, fotos y listo.

Y aquí es cuando me vuelvo loca del todo. Me subo a una silla, disparo mil veces, cambio cosas, miro, remiro y vuelvo a disparar. Los niños me miran con cara rara y miran a su padre en busca de una explicación, pero él se encoje de hombros, como si no hubiera remedio....

Bien, pues aquí os dejo, una de las miles de recetas de pollo rustido.

Espero que os guste y que tengáis una feliz semana!!

jueves, 15 de marzo de 2012

Ensalada de queso feta y naranja sanguina


El pasado jueves, en el encuentro que tuvimos en Ene Nutrició, para la presentación y degustación de los productos By Pepa (podéis ver el post aquí), salieron varios temas que hasta la fecha nunca me había parado a pensar. 

Las chicas de By Pepa, se preguntaban como alguien de repente, se lanza a tener un blog gastronómico, si a través del blog ha venido la curiosidad/afición a la fotografía y si cocinábamos para el blog.

Entre las respuestas hubo de todo, desde las personas que ya eran aficionadas a la fotografía antes del blog, las que fueron “inducidas” a crearlo por la familia y las que publican lo que comen normalmente en casa.



En mi caso, lo he contado muchas veces, pero vuelvo a repertirme como el ajo, el blog nació en una temporada poco estresada. Hacía tiempo que me había dado por pintar cuadros y como llevábamos ya dos mudanzas y los cuadros de un sitio no iban bien con la decoración del siguiente, pues iba acumulando algunos lienzos.
E. me dijo que podría hacer un blog para intentar venderlos.
Mi respuesta fue: “Un queeeeeee”
Total que me puse a indagar (poco) e hice una inmersión en blogger.
Llevaba ya tiempo, dándole vueltas a escribir algún relato, diario o (llámalo como quieras) donde explicar lo que me iba pasando a forma de biografía por si algún día me fallaba la memoria o para dejar algo de mi vida “escrita en alguna parte”.
Además quería hacer una recopilación de las recetas que iba haciendo…
Así, que me lié la manta a la cabeza y el blog no fue de cuadros sino de recetas de cocina y con relatos sobre mi vida.

Como dice E.: “Todavía tenemos los cuadros y encima ahora, como frío”. 



Después de mi estreno (yo lo diría lanzamiento de cabeza a la piscina viendo los primero resultados), se lo comenté a mi hermana, amigos, etc. Y gracias a mi hermanita (gracias, gracias, gracias), vi que del mundo de blogs gastronómicos no tenía ni idea.
Ella me presentó el blog de Aran Goyoaga, Cannelle et Vanille, y tuve la sensación de estar en una fiesta de ensueño donde todo el mundo va de gala y yo en bata de andar por casa y pantuflas. 

Así que mi afición a la fotografía me viene de ese momento de vergüenza medio pública. Hasta esa fecha, no me había interesado la fotografía para nada (quitando mis pinitos como modelo fotográfica amateur, antes de que asomaran unos surquitos que mejoran el desagüe de las lágrima y algunas abultaciones de mi cuerpo que todavía no se para qué sirven....).

Ahora es un mundo que me fascina y del que tengo muchísimo por aprender.
Me gusta fotografiar platos cuando estoy sola y tengo tiempo para poder cuidar la imagen y me pongo nerviosa si tengo la mesa puesta y a los comensales esperando a “que la niña, saque las fotos para el blog”.

También me he aficionado a la fotografía de viajes, paisajes, etc. pero se me da fatal (pero fatal de verdad) la fotografía urbana.



Y sobre cocinar. Nunca me lo había planteado, pero cocino para el blog.  Los menús de los fines de semana se realizan en función (y por este orden) si hay niños en casa, el tiempo del que dispongo y mi listado de recetas pendientes. 

Así, que no, no fotografío lo que comemos normalmente en casa, sino que comemos lo que quiero colgar en el blog. Lógicamente no siempre, pero si al menos, una comida o cena de las cuatro del fin de semana y por ahora, no hay queja.

Y eso es lo que me pasó con las naranjas sanguinas. Tenía pendiente hacer una ensalada con queso feta y estas fantásticas naranjas.

Me encantan estas naranjas, tienen un color espectacular y por sí mismas ya visten un plato. Además están deliciosas y la ensalada, con la combinación con el queso, es espectacular.
Añadí una vinagreta hecha con aceite aromatizado con tomillo, romero y pimienta, y donde había dejado el queso durante unas horas. Le dio una notas diferentes.

Espero que os guste y que disfrutéis del fin de semana que está a la vuelta de la esquina!!




domingo, 11 de marzo de 2012

Trufas por error...



Creo que me estoy aficionando algo más a los postres….
Aunque sea tan sólo por error.

Los que lleváis tiempo siguiéndome, ya sabéis mi poca predilección al dulce. En este blog encontráis mucha sal y poco azúcar, así que sois más dulces que un tocinillo de cielo y os pierde hasta el azucarillo del café, aquí no hay peligro, os lo aseguro.

De todas formas, tengo que aclarar que me pierde el chocolate, la nata y el hojaldre. Son mi perdición…
Mi postre preferido es cualquiera que lleve hojaldre, nata y chocolate fundido. Soy débil.

Pero sacando estos placeres (y añadiendo las galletas, y si son con chocolate, aún mejor), no soy muy amante del dulce. No me encantan los bizcochos ni los derivados a no ser que la presencia del chocolate oculte el resto de los ingredientes.


 
El otro día, me dispuse muy digna yo a hacer una mousse de chocolate ya que venían los niños y a N. le pirra el chocolate. Y claro, como soy tan lista y tan guapa, pensé que no hacía falta buscar la receta porque la había hecho con anterioridad y había salido fantástica. Total, una mouse qué es? Claras, nata y chocolate, no?

El resultado…. Un desastre. N. hincó la cuchara y tuvimos que estirar toda la familia para sacarla del mazacote de chocolate. La esponjosidad se había ido de vacaciones a alguno de vuestros blogs (seguro!)

Total, que visto lo visto, N. se tomó un yogurt, ligerito y fácil de manejar y yo me di cuenta que no soy tan guapa y tan lista y que mi memoria es un desastre. Había hecho una mousse con 1 clara!! Pero donde voy!!

Pido perdón por el sacrilegio que hice a todos los bloggers fantásticos que hacen unas mousses increíbles con 6 claras de huevo por 200 gr de chocolate.


 
Pero como la dignidad no me la quita nadie, y muchísimo menos una mouse compacta, pensé que podía aprovechar esa textura para hacer unas trufas. Y aquí está el resultado.

Quedaron fantásticas incluso con la clara de huevo….

Os dejo la receta y os deseo una feliz semana!!


sábado, 10 de marzo de 2012

By Pepa

Fotografía realizada por Margot (Margot Cosas de la Vida)


Hoy no os traigo receta, pero sí el resultado de un encuentro la mar de satisfactorio.
A través de Margot, que está en todo los “saraos”, nos invitaron a una presentación de los productos 
By Pepa en el Estudio de Nutrición ENE.

By Pepa es una innovadora empresa dedicada a la producción y comercialización de aceite de Oliva Virgen Extra con D.O el Empordà.
Tuvimos el placer de probar su aceite que no solamente está realmente rico, si no  que no es nada amargo y además es un aceite sin filtrar, tal y como a mí me gusta.
Además tiene un packaging de lo más moderno y atrevido.


 
By Pepa, no solamente tiene este producto, si no que también se ha aventurado con las contituras: de Oliva Negra y de Pimiento Rojo.
Ambas están increíbles. Es como tomar aceitunas o pimiento pero con un toque dulzón y realmente exquisito.

La responsable de By Pepa, nos estuvo explicando como realizaban la recolección de las aceitunas y su proceso para poder realizar este aceite de tan alta calidad.
También nos explicó que recomendaba tomarlo en crudo, como aderezo a  ensaladas, panes, etc. Al igual que las confituras, que aunque más calóricas, pueden utilizarse no únicamente con pan, si no también como acompañamiento de platos, como las tostadas de escalibada que probamos posteriormente, donde se había sustituido el pimiento por la confitura.


 
Después el equipo de Ene, nos acercó el sistema tan personalizado que utilizan con sus clientes, de forma que hasta tienen un servicio de catering con los platos que les recomiendan en sus dietas. No hay excusas!!

Finalmente, pudimos degustar las fantásticas exquisiteces que nos habían preparado con sus productos. Desde hummus con Confitura Pepa de olivas negras hasta mini cakes de aceite de oliva Pepa y confitura Pepa de pimiento rojo, pasando por una fantástica ensalada taboulé con aceite de oliva Pepa que estaba espectacular.

Se hizo corto, pero debía volver al trabajo….


 
Si teneis oportunidad de probar este aceite o sus confituras, no lo penséis porque vale la pena. La verdad es que no es un aceite por su precio, para malgastar, pero una buena ensalada, bocadillo o tostada con este aceite, te hace disfrutar aún mas de sus características y el precio, vale la pena. Además, si quieres compartir esta experiencia con tus invitados, la botella la puedes sacar directamente a la mesa!

Os dejo con esta recomendación. Espero que tengáis un feliz fin de semana!

domingo, 4 de marzo de 2012

Galletas de mantequilla con chocolate para la primavera


Todavía no es oficial, pero la primavera ya está a la vuelta de la esquina.
Cuando salgo a la calle, huele a primavera. Los almendros ya están en flor, las mimosas ya tiñen los cielos de amarillo intenso y en mi calle, los ciruelos empiezan tímidamente a enseñar sus flores.
Hasta nuestro ciruelo, del que muchas veces me he quejado ya que tiene la misión anual de dejarme la entrada de casa llena de hojas, flores o ciruelas chafadas según la época del año, nos ha brindado con dos florecillas la mar de monas, que hacen que me enternezca.
No tenía muchas esperanzas de tener flores de ciruelo este año ya que E. a principios de enero lo podó y no dejó demasiadas (por no decir ninguna) rama potencial a generar flores.
Pero no ha debido enterarse demasiado el pobre, o no debe estar demasiado enfadado por la poda, porque asoman esas dos florecillas ya abierta y algunas otras que en breve verán la luz.



Da gusto pasear por la zona donde vivimos, todos los árboles de nuestros vecinos están en flor, en las plantas se empiezan a vislumbrar pequeños capullos y en el ambiente ya se intuye el polen que será el dolor de cabeza (y ojos y narices) de todos los alérgicos, entre los que me incluyo. Pero aún y así, me encanta esta temporada.

Los días son más largos y cada vez que salgo del trabajo y observo que se hace de noche un poquito más tarde, se me escapa una sonrisa.



Hace un par de semanas pusimos de nuevo en el jardín el nido para pájaros que compramos el año pasado.
La vez anterior no tuvo ningún éxito. La cambiamos varias veces de sitio por si dábamos con el entorno perfecto para albergar a una familia de pajaritos, pero no tuvimos suerte.
Este año, hemos vuelto a intentarlo y por ahora, hemos obtenido el mismo éxito: nulo.
Creo que en todo esto Buck tiene algo que decir, ya que cada vez que ve a pajaritos picoteando cerca de su caseta, sale disparado bociferando para marcar su territorio. Me parece a mi que como no tengamos a una familia de pájaros suicida y dispuesta a morir de un ataque al corazón, la caseta monísima, se queda sin inquilinos (tal y como están las cosas, es todo un lujo!!).



También tenemos ya florecillas asomando en nuestro limonero. Nuestro limonero que ha cuadruplicado su producción. El año pasado nos dió un triste limón que además Buck confundió con una pelota y después de jugar con él dándole con el morro, lo arrancó y estuvo jugueteando durante un buen rato.
Como siempre nos han dicho que a los limoneros debemos dejar un limón para que vuelva a tener limones, no teníamos muchas esperanzas de tener cítricos este año, pero también nos ha sorprendido ofreciéndonos cuatro maravillosos limones y fuera del alcance de nuestro juguetón chucho.



Hoy hemos ido a comer a casa de mi amiga M. y su maridín J. Nos ha deleitado con un conejo rustido que estaba para chuparse los dedos!! Literal. Me ha dado la receta, así que un día de estos lo haré, aunque con pollo, ya que a E. no le va demasiado el conejo (cosa que olvidé decirle a M.... ups!!).

Bien, pues estas galletas de mantequilla, receta original de Webos Fritos, las hemos llevado hoy a la comida. Están deliciosas, con el suave sabor de la mantequilla y el toque del chocolate que hace que sean aún, más vicio tomarlas.





Muchas veces os comento que mientras cocino, escribo los posts y disparo las fotografías, tengo a Buck cerca esperando a  que "caiga" algo por accidente. Nunca se abalanza ni roba comida, pero siempre está ahí, por si acaso.
Esta es una de las fotografías de esta mañana... Es super gracioso ya que se queda quieto, sentado y mirando de reojo los platos que se muere de ganas por probar (y normalmente se queda con las ganas....).



Os dejo la receta de las galletas y os deseo que tengáis una feliz semana!!

jueves, 1 de marzo de 2012

Revuelto de verduras sobre pan de cereales



El jueves que vienes es el cumpleaños de E.
Aunque no le gusta demasiado ser el protagonista del blog, esta entrada va a ir dedicada a él.

Además de no gustarle ser el protagonista de (prácticamente) nada, tampoco le gusta hacer años.
Por respecto, no voy a decir cuantos hace aunque dejaré en el aire que más de 41 y menos de 44. Los más avispados ya sabréis por donde van los tiros, jiji.

No tenía demasiada idea de qué hacer para su cumpleaños, ya que como cae en jueves y él viene desde Vic (a no se sabe qué hora) no me apetece hacer una cena en un restaurante. Prefiero algo menos frío y más cercano.
Una opción era hacer una fiesta el fin de semana, pero como estamos con los niños, no sería demasiado aconsejable hacer una fiesta loca con amigos, etc. soltero y sin hijos. Y con sus amigos, las fiestas siempre son locas y poco aptas para menores de 18 años. No es que hagamos nada ilegal, ni por el estilo, si no, que se acaban a altas horas de la mañana, se habla sin tapujos y la mayoría no tienen niños, así que queda descartada una fiesta de cumpleaños para mayores con un aire infantil para que los peques de la casa no se aburran.



Hace un par de año, montamos con su amigo D. una fiesta sorpresa en un local de Barcelona.
A las 20.30h, estaban todos sus amigos de infancia, estudios, trabajo, ... con máscaras de Winnie de Poo esperando que el homenajedado llegara.
Cuando entramos y descubrió uno por uno quién había detrás de la máscara, tuvo que vestirse de Peter Pan y tuve que aclararle antes, que la camarera que le seguía hacia el baño (también os aclaro a vosotros que ella iba al almacén), no era el regalo.

Después vinieron las pruebas que debió pasar, la cena, los regalos y las risas, muchas risas.

Este año, busco algo especial para hacer. Quiero hacer algo especial para el propio jueves y después alguna cosilla para el fin de semana en el que los niños intervengan y disfrutemos los cuatro de este cumpleaños.



Para eso he contado con la ayuda de mi hermanita que siempre tiene una ideas geniales y llenas de imaginación.
No desvelaré de qué se trata porque será una sorpresa, pero espero que le guste mucho y que nos riamos de lo lindo.

Por ahora, sigo montándolo todo y haciendo mis listas de todo lo que necesito, así que os dejo con esta receta, como siempre sencilla pero apta para cualquier cena informal en uno de esos días en los que no tienes muchas ganas de cocinar.

El pan de cereales, lo compré en La Boulangerie, que hace unos panes fantásticos. De todas formas si queréis recetas de pan, podéis ver una aquí

Espero que os guste y que disfrutéis del fin de semana que está a la vuelta de la esquina!! (Esta semana me ha pasado volando...)

Feliz Fin de Semana