jueves, 26 de abril de 2012

Bollos "preñados" de chistorra



Estas últimas semana están siendo ajetreadas, con horas infinitas frente al ordenador y sin tiempo casi para disfrutar de los pequeños placeres de la primavera (aunque tengo que el tiempo tampoco ha acompañado demasiado....).
Lo bueno de estas semanas, es que hace nada que estuvimos en Andorra en una Resort Rural, Can Bou, (aquí)  y en un par de días, nos vamos de viaje (y de puente) a París.

Hacía mucho tiempo que quería ir a la ciudad de la luz y del amor.... , pero no había tenido oportunidad hasta ahora. Estoy emocionada!
Ya os contaré qué tal la desconexión...



Por ahora, os dejo con estos "Bollitos preñados". Nombre muy curioso y llamativo, por otra parte.
La primera vez que los vi, fue en la Feria de Vic (aquí) y compré uno por curiosidad. Me encantaron y tomé nota para prepararlos en un futuro.
Hace ya algunas semanas que los preparé siguiendo la receta para el pan de hamburguesa de Webos Fritos.

Sano, sano... pues relativo. Light.... va a ser que no.... Pero un día es un día!

Espero que os guste y que disfrutéis del fin de semana largo!! Nos vemos a la vuelta.


domingo, 22 de abril de 2012

Tartaletas de aguacate y salmón


Nunca he sido demasiado dada a demostrar sentimientos ni he sido de lágrima fácil, pero a medida que van pasando los años, las cosas van cambiando.

El martes, mis padres parten para Galicia. Cuando mi padre era joven, dejó su pueblo natal (un pueblo de la provincia de Lugo, que por lo que recuerdo es digno de cualquier película que necesite un escenario único con laderas verdes, ríos trucheros y pocas casas y personas por los alrededores).
Vino a Barcelona con el bolsillo vacío y la maleta llena de ilusiones y ganas de emprender una nueva vida. Barcelona, lo acogió y él trabajo con esmero hasta que conoció a mi madre en una visita al pueblo gallego de mi madre y empezaron una relación que pasó por boda y por dos retoños nacidos  ya en la ciudad condal, que somos mi hermana y yo.

Cada verano veraneábamos por aquellas tierras y siempre han estado con el corazón partidos entre sus dos tierras. La que les vió nacer y la que les dió la oportunidad de crecer profesional y personalmente.


Desde que están jubilados, tienen la suerte (merecida) de poder pasar la temporada de invierno en Barcelona y la de verano en Galicia, aunque siguen aún más con el corazón partido ya que cada hija la tienen en una tierra. Así, que el martes, se despiden de mi durante unos meses para poder estar dedicados a mi hermana, a su hijo y al huerto y las tierras que son su otra vida. De hecho, cuando nos hemos despedido me han dicho que tenían que irse ya porque empieza la plantación de patatas...
Siempre que se van, tengo la sensación de no haber disfrutado su presencia. Siempre me arrepiento de no haber estado más con ellos y no haber compartido más momentos...
Les voy a echar de menos.



Os dejo estas tartaletas de aguacate y salmón que he hecho hoy mismo de aperitivo improvisado. Tenía un aguacate, unas tartaletas y algo de salmón en la nevera. Los niños pedían algo de aperitivo y para salir de la típicas patatas fritas y latas variadas, he pensado que sería una buena opción. Y así ha sido.
El salmón con el aguacate, casan a la perfección.
Las tartaletas eran compradas, pero si queréis hacerlas, podéis ver la receta aquí.

Y mañana es Sant Jordi!! Felicidades a todos los Jordis y a todos los enamorados!

Espero que tengáis una feliz semana!

jueves, 19 de abril de 2012

Camembert fundido con nueces tostadas


Os he dicho alguna vez que me gusta el queso? (ahora tenéis que imaginar mi cara pecosa sonriendo....)
Claro que os lo he dicho y repetido un millón de veces, pero es que me gusta taaaanto que no me canso de decirlo.

Me encanta.

Cuando era pequeña, no tenía una predilección especial por él. Recuerdo que en la familia, era mi hermana la que finalizaba siempre las cenas con un buen trozo de queso. Yo no lo entendía demasiado. Para mí, el queso era lo que se ponía en medio de dos trozos de pan y como mucho lo que espolvoreábamos encima de los macarrones y las pizzas. Nada más.

No recuerdo el momento en el que la adicción al queso hizo su presencia. Supongo que sería poco a poco, sutilmente, introduciéndose de puntillas en mi vida.
Ahora tengo que hacer verdaderos esfuerzos para no poner queso a todos los platos...

Unas lentejas? Unos taquitos de queso esperando a fundirse...
Una pechuga de pollo? Unas láminas de pollo encima
Un pisto? Un poquito de queso feta
Unas bolitas de boniato? El cabrales le da un toque fantástico
Una cremita?
Uvas? Con queso saben a beso

Hace unos días, "preparé" este plato, lo pongo entre comillas porque no se puede decir que desenvolver y meter en el horno sea una preparación en toda regla.
Me encanta como queda el Camembert fundido, calentido, derramándose por el plato. Untuoso, cremoso, ... una verdadera delicia.


Absolutamente a todo le pondría un poquito de queso.... o jamón que también me encanta!
Creo que no podría vivir sin estos dos indispensables en mi cocina....

¿Cuáles son vuestros indispensables?

Espero que os guste y que paséis un fantástico fin de semana!!


domingo, 15 de abril de 2012

Coca de Sant Jordi


Cuenta la leyenda, que en Montblanc, vivía un dragón terrible que tenía atemorizada a la población.
Para apaciguar su furia, cada cierto tiempo se sacrificaba a una persona escogida por sorteo. Un día, la mala suerte fue para la hija del Rey, que salió elegida en el sorteo y debía ser entregada al dragón para su sacrificio.
Antes de esta ofrenda, un bello y apuesto caballero vestido con brillante armadura y cabalgando un portentoso caballo, se enfrentó al dragón hiriéndolo de muerte. Allí donde la sangre del dragón fue derramada, creció un bello rosal de rosas rojas.

De aquí nace la tradición de regalar cada 23 de abril una rosa roja.
Para completar la Diada de St. Jordi, también se celebra el mismo día, el Día del Libro, coincidiendo con la muerte de Cervantes, Shakespeare y Garcilaso de la Vega.




De esta forma cada año, los chicos regalan a sus amadas una rosa roja y ellas a sus enamorados, un libro. Todo ello en señal de amor ya que este día es considerado el día de los enamorados en Cataluña.

Y como toda tradición y día señalado tiene que ir acompañado por un plato tradicional, este no iba a ser menos. En esta ocasión se trata del "Pa de Sant Jordi".  Este pan tradicionalmente se realiza con queso de Mahón y sobrasada de Mallorca. Se encuentra en casi todas las pastelerías y panaderías en días señalados como Sant Jordi, la Diada, etc. y simula la cuatro barras catalanas. Es un pan delicioso

.



Yo lo he realizado en versión "coca" con hojaldre, pero manteniendo la sobrasada y el queso, aunque en este caso ha sido queso de vaca.

Espero que os guste y que tengáis una fantástica semana!


jueves, 12 de abril de 2012

Palitos de hojaldre con Parmesano



Después de una semana corta pero intensa, nos encontramos y a casi a viernes y con la semana laboral prácticamente finalizada.
Ha sido una semana de esas que ni te das cuenta que pasan... Entre el lunes festivo, la agenda a tope de trabajo y el tiempo, que no ha dado tregua, me ha pasado la semana volando.

Pero no quiero dejar pasar el fin de semana sin compartir unos fantásticos y fáciles aperitivos.
Durante un tiempo yo me volví "adicta" a los Grisines y cualquier derivado de ellos con su pertinente "tuneado": quesos, pipas, cereales, sésamo, ...
Van bien a cualquier hora: desayuno, aperitivo, merienda o para picar entre horas... Son una delicia.

Después de haber probado "palitos" de todo tipo, me animé a hacerlos en casa, ya sean de pan, masa brisa o de hojaldre como en este caso.
Especialmente cuando haces masa brisa y tienes sobrantes, puedes aprovecharlos para hacerlos. Serán poquitos, pero lo suficiente para un "pequeño desliz".

En esta ocasión, ha sido más rápido imposible! La Hormiga Atómica y el Fernando Alonso de los palitos. Están hechos con hojaldre comprado y únicamente necesitas 10 minutos para que se doren en el horno. Además aceptan cantidad de combinaciones: sésamo, queso, jamón, pipas, ... lo que quieras que veas que quedará "enganchado" cual garrapata al hojaldre pintado con huevo.  Tú decides.

Si tienes una masa de hojaldre o brisa en la nevera, un huevo y algún otro ingrediente, no tienes que temer que vengan invitados sorpresa. Se acabó el Surtido Cuétara guardado por si viene alguien.





Os dejo unas fotos de nuestro limonero! Está plagadito de lindas flores que espero que se mantengan y conviertan en sabrosos limones. Da gusto verlo y ver todas esas bolitas blancas y amarillas abriéndose poco a poco. A ver si las lluvias no hace que caigan... Crucemos los dedos.

Espero que tengáis un fantástico fin de semana!!

domingo, 8 de abril de 2012

Una escapada a Cal Bou


Fotografía de Cal Bou
En el anterior post, os comentaba que durante esta Semana Santa, nos íbamos de escapada a Andorra.
Después de haber leído en el blog Zero Gluten y posteriormente en Margot cosas de la vida, las maravillas que comentaban sobre Cal Bou, no lo pensé dos veces y me puse manos a la obra para hacer la reserva.

El jueves por la tarde, E. dejó a Buck en la residencia donde normalmente lo dejamos y que es de total confianza y el viernes por la mañana después de poner las últimas cosas en el equipaje de mano, fuimos de camino a Andorra.


Nada más llegar aprovechamos para hacer las compras típicas que se hacen en Andorra y chafardear un poco a ver si encontrábamos alguna ganga. No fue así, pero sí que compramos mantequilla y los productos que íbamos a degustar durante nuestra estancia: unos fantásticos quesos de cabra, otros de vaca y algo de embutido. Además de champagne y vino francés deliciosos. (Nos hemos puesto las botas....)


 
Después de la mañana de compras fuimos a comer a Crostó, un restaurante pequeño, donde es imprescindible hacer reserva ya que cuenta únicamente con servicio para 20 personas.
Allí nos esperaba nuestra mesa y Jordi, el dueño del restaurante que anteriormente era carnicero y hace algunos años se lazó al mundo de la restauración.
Había leído que es uno de los mejores restaurantes de la zona, y la verdad es que estuvo muy bien.
Nada más llegar, te sirven las bebidas y un aperitivo que consiste en olivas y una muestra de los embutidos típicos.


Después Jordi nos "cantó" la carta consistente en unos 10 entrantes y unos 10 segundos.
Nosotros pedimos una "fabetes con butifarra negra" y un "risotto con ceps". Ambos platos estaban muy buenos aunque para mi gusto el risotto estaba un punto pasado, aunque igualmente delicioso el sabor con gran presencia de setas y muy cremoso.
De segundo, no podíamos menos que pedir "onglet" que según nos explicó Jordi, es carne muy magra y con un gran sabor. Este tipo de pieza se podrían comparar entre un filete y un entrecot.
Estaba delicioso, tremendamente tierno sin grasa ni fibras. Estupendo. Pero las patatas fritas de guarnición eran congeladas (ohhhh).
De postre obvié la recomendación que me hicieron de pedir Tarta Tatin y pedimos para compartir (ya no podíamos más) un mil hojas de hojaldre con nata y chocolate fundido. Creo que me equivoqué. Aunque estaba bueno, era difícil de comer, a la nata le faltaba consistencia y al chocolate un punto más de espesor. (Así que si vais pedid la Tatin).
El vino que tomamos, de la casa (creo que únicamente trabajan con una bodega), más que correcto.
Y la relación calidad, cantidad y  precio, muy buena. (40€ por persona).


Con la barriga bien llena y con ganas de estirarnos un rato llegamos a Cal Bou.
Es un sitio encantador. Algunas de las casas son antiguos graneros que han rehabilitado y decorado de forma funcional y moderna y donde te sientes como en casa. Han mantenido las paredes de piedra y las vigas vistas de madera que le da un aire tradicional y vanguardista al mismo tiempo.
Han cuidado todos los detalles en cada una de las estancias. Desde una cocina totalmente equipada con todos los utensilios necesarios, hasta lavadora, lavavajillas, Nespresso, ... Hasta los detalles que hacen que todo sea más confortable: velitas, chimenea, equipo de música, juegos de mesa, ...



Cal Bou, consta de varias partes: el resort donde encontramos casas que se pueden alquilar, una cafetería y un restaurante fantástico que sirven las especialidades en carnes y aves ecológicas,       un spa para los que buscan el relax y la tranquilidad y dos salas privadas en las que realizar reuniones, presentaciones o comidas privadas de empresa o familiares. Además disponen de una sala infantil donde desde los más pequeños con una gran cantidad de juguetes y cuentos, hasta los más mayores (con una pantalla gigante donde pueden jugar a la Play), están la mar de entretenidos. Y los domingos cuentan con un monitor que está por ellos, los entretiene, etc. mientras que los padres almuerzan tranquilamente y pasan una velada en armonía (todos sabemos que una comida con niños puede ser agotadora y se agradece mucho la propuesta de Cal Bou).



Tengo que hacer hincapié en el restaurante, que Albert, el dueño de Cal Bou, nos enseñó muy amablemente y explicó que en breve va a haber dos novedades: la certificación de Slow Food, y una gran barbacoa donde en verano se podrán degustar pescados, carnes y arroces a la brasa. Una delicia. Además cuentan con su propio huerto! De ese huerto han salidos unas confituras que Albert nos ha regalado, una de sandía, otra de calabacín y otra de tomates verdes. Qué más se puede pedir!

Vistas desde Casa Serenalla

Además del resort, Cal Bou también es hípica. Realizan todo tipo de excursiones a caballo y cursos de equitación para todos los niveles.

Ya veis que hemos tenido de todo. Además ha llovido, ha nevado, ha hecho sol y hemos disfrutado como enanos.
Si tengo que quedarme con una fotografía de estos días, me quedo con las cabras y cabritas que el sábado por la mañana tomaban el sol en medio de la carretera. La noche anterior había estado nevando y supongo que nada mejor que el asfalto seco y calentito para quedarse un rato a descansar...



Si estáis pensando en hacer una escapada... Tened este lugar en cuenta. No os defraudará, seguro.

Qué habéis hecho vosotros por Semana Santa?

Espero que tengáis una fantástica semana (corta!)

domingo, 1 de abril de 2012

Palitos y cazuelitas de pescado



Recuerdo mis principios en la cocina. No salía de las ensaladas y algún que otro bistec recauchutado que costaba más cortar con el cuchillo que comerlo a mordiscos.

Cuando mis padres se iban de vacaciones y me quedaba sola en casa, empecé a sobrevivir en la cocina a base de comidas preparadas, bricks y algunas cocciones a la plancha.
Después cuando me independicé, pedí algunas recetas a mi madre y a mi hermana para poder ir "saliendo de las situaciones embarazosas" donde la pizza o la pasta no eran la mejor opción.



Desde hace unos años, me he encontrado cocinando, no sólo para mí, si no también para E. y para sus dos hijos, N.y N.
Cuando llegaron a mi vida eran dos renacuajos entre 1 y 3 añitos. A mí, que nunca me habían gustado los niños, me vi ejerciendo de "madrastra" lo mejor que pude.

De las pizzas y ensaladas, pasé a los purés de verduras, a la carne blanca y como no, a los palitos de pescado.
Fue una etapa de adaptación mutua por parte de todos y que creo que ha sido exitosa.



Ahora, ya se que la carne a la plancha tiene que estar bien hecha pero sin dorarse porque si no, "hay trozos duros", que los purés tienen que estar bien pasados para que no hayan "bolas de trozos" y los pescados sin una espina si no quiero ver caras de medio ahogamiento por culpa de ellas. Por más que digo que si el pescado tiene espinas es porque es pescado, que si no, sería una sepia, no puedo evitar que cada vez que se encuentran con una, pongan mala cara.
Se que los platos preferidos son las alitas de pollo, la pasta a la carbonara, la sopa, los palitos de pescado y la carne (de cualquier tipo) con salsa "per sucar-hi pa" (para mojar pan).

Y hace unos días vi esta receta en Pimienta Rosa.
Pensé: "Mira qué bien!, con lo que le gustan a los niños los palitos de pescado, nada mejor que hacerlos en casa y que coman lo que más les gusta de una forma sana y de calidad y además la opción de las cazuelitas, la haré para nosotros, que nos encantan".


Nos fascinaron a todos (y no hubo ni una espina!!)

Este fin de semana ha sido fantástico con un sol fascinante y el primero oficialmente de tomar el sol en casi bikini!!

El fin de semana que viene será bien lar ya que es Semana Santa. Nosotros iremos a pasar algunos días a Andorra, no sé si hará buen tiempo, lo que es seguro es que pasaremos unos días "de novios" tranquilos y felices en un entorno único. Nos hospedaremos en Casa Bou. Ya os contaré.


Disfrutad de la semana y de las vacaciones. Nos vemos a la vuelta!