Mostrando entradas con la etiqueta Pescados-Mariscos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Pescados-Mariscos. Mostrar todas las entradas

jueves, 29 de mayo de 2014

Merluza con pesto de espinacas y anacardos




Como en todos los ámbitos, en la cocina también hay puristas. 
Que se lo digan a los productores del spot publicitario de Estrella Damm del año pasado donde preparaban una paella con lo que la preparamos la mayoría en casa (lo que tienes en la nevera) y recibieron más críticas que Cristiano Ronaldo en la exagerada celebracíón del cuarto gol el otro día.

Realmente, en el caso de la paella, el purismo, que es totalmente respetable, llega a límites, para mi, incomprensibles.
Vale que una paella, es una paella y debe llevar ciertos ingredientes y no otros, y que si lleva cebolla o guisantes, ya no es una paella, es un arroz. De lo que sea, pero un arroz.
Y ante eso, yo me pregunto...
¿La tortilla española con cebolla, o sin ella, deja de ser una tortilla española? 
¿El gazpacho de fresas o de sandía que tanto me gusta, ya no debe llamarse gazpacho?
¿Las deconstrucciones de Ferrán Adriá deberían tener otro nombre diferente al de la inspiración tradicional?

Los puristas del pesto, si existen, me quemarán en la hoguera al preparar un pesto con espinacas en vez de albahaca y anacardos en sustitución de piñones. Quizá debería ponerle otro nombre, pero la verdad es que al denominarle "pesto", todos sabemos de qué clase de salsa estamos hablando.



Lo mismo pasa con la paella. Cuando decimos paella, nos imaginamos: la paella de verduras, de pescado, de carne y la socorrida mixta, con un poco de todo.
Equivocada que estaré o mi vida de chiringuitos me ha dejado marcada.  

En fin, que para mi este pesto de espinacas y anacardos, es un pesto no tradicional que además de delicioso, es mucho más económico que el tradicional. Con un toque diferente, claro, no vayamos a comparar el aroma y sabor de la espléndida albahaca con la mundanal espinaca.

De todas formas, un plato bien rico y vistoso, no me digáis lo contrario. 

Podéis ver la receta en el Magazine de Primavera, en la pág. 31. 

Y si queréis otro sacrilegio del pesto, aquí tenéis un Timbal de salmón con pesto de espinacas y cacahuetes que está que te mueres.

Espero que os guste y que disfrutéis del finde!

jueves, 8 de mayo de 2014

Ensalada de zamburiñas y naranja sanguina



Dicen que cuando estás a punto de morirte (menuda forma de empezar un post...) las imágenes de tu vida pasan por delante tuyo a modo de película de despedida. 
Como no he tenido la suerte o la desgracia de vivirlo, no sé si este "corto" es a modo de despedida o a modo de "mira todo lo que has hecho y la lista de cosas que dejas por hacer", pero bueno, prefiero quedarme con la duda por si acaso...



Pues el otro día, viví lo más parecido (creo) a ésta vivencia sobrenatural: vi todas mis fotografía de Instragram
Sí, sí. Toditas. Desde el inicio, hace un año y medio aprox hasta el día de hoy (bueno, de ayer). Y flipé colorines. 

Madre mía la de cosas que han pasado en este tiempo!
Y yo, que empecé al blog a modo de biografía mezclada con recetario. Pues vaya... Por aquel entonces, no existía Instagram, que si no...
Toda mi vida fotografiada (no toda obviamente, pero gran parte de ella). Un buen recopilatorio. Os animo a todos los que tengáis perfil en esta red social que lo hagáis. Alucinareis y recodareis momentos olvidados. Es una buena terapia especialmente cuando penséis: "Qué he hecho en todo este tiempo?". Voilà, Instagram te da la respuesta. 




Y para ir a juego de esta alegría y esta emoción un plato colorido y sano donde los haya: Ensalada de zamburiñas y naranja sanguina. Fresca y deliciosa.

La receta, no tiene mucho misterio, pero podéis verla en el Magazine de Primavera, en la pág. 13.



Espero que os guste y que disfrutéis del finde!

domingo, 2 de marzo de 2014

Ensalada de lentejas caviar (negras) con gambones



Si todo sale bien, cuando leáis estas líneas, yo estaré disfrutando de la vida por los pueblitos encantadores del sur de Francia. 
Durante esta escapada me pienso dar al foie, a las ostras, al queso y al buen vino. 



Pero para que la ausencia no sea demasiado presente, os dejo esta ensalada de lentejas caviar con gambones. 
Rica, sana y deliciosa. Como siempre.

Estas lentejas son más pequeñitas que las tradicionales y con un color negro vivo (que después se difumina con su cocción). De ahí su nombre ya que son pequeñas bolitas negras.
Proceden, por lo que he leído, de Canadá y EEUU, también se llaman Lentejas Beluga y son las más proteicas de sus primas hermanas.



En este caso, no es necesario ponerlas a remojo con anterioridad, pero como siempre con las lentejas, hay que ponerlas a hervir con el agua fría para que no se rompan.

Bien, pues os dejo la receta. Espero que os guste. 



Disfrutad de la semana!


domingo, 23 de febrero de 2014

Tortillas de camarones




Hace más años de los que me gustaría reconocer, planeamos mi amiga M. y yo una visita a algunas ciudades de Andalucía.
Salíamos de Barcelona hacia el sur en su flamante coche nuevo y nos dirigíamos al sur, haciendo una parada primero en Sevilla, después en Cádiz y terminábamos en Tarifa. 

Todavía recordamos lo bien que lo pasamos. Era finales de julio, teníamos apenas 20 años y disfrutamos como enanas. Eso sí, lo del calor en Sevilla aquel año, nada de nada. A la sombra hacía un frío de narices (entendamos frío, como brisilla fresca, tampoco exageremos).

Ya os podéis imaginar lo bien que lo pasamos.
Después de estar en Sevilla unos días y vivir las fiestas del barrrio de Triana, cogimos de nuevo el coche para ir a la Tacita de Plata. 
Quedamos enamoradas de esta ciudad. Cádiz quedará siempre en nuestro recuerdo con una de nuestras ciudades favoritas. La luz, el color y el olor que se respira es increíble. Y la gente, por supuesto.
Lo pasamos en grande y estuvimos unos días a cuerpo de reinas. 



Allí probamos por primera vez las tortillas de camarones. Yo las conocía porque a mi hermana le encantan. Y la verdad es que tomarlas allí, tan deliciosas y  crujientes, acompañadas de un tinto de verano bien fresquito y además con buena compañía... Nadie puede resistirse.

Pero desde que estuve allí, nunca volví a probarlas. Pero el otro día, de paseo por Barcelona, fui a parar a Casa Perris, una tienda donde venden todo tipo de frutos secos, chocolates y harinas a granel. Y allí estaba esperándome la harina de garbanzos. Indispensable para hacer la tortilla de camarones. Así, que la compré y me puse manos a la obra en cuanto tuve los camarones frescos.

Tengo que decir que me quedaron mucho más gruesas de lo deseado, pero es la primera vez, qué le vamos a hacer.
Después de investigar un poco, me dijeron un truquito para que queden bien finitas y crujientes. Pero tengo que decir que no lo he probado, así que si alguien lo prueba, que nos diga.

Espero que os guste la receta con truco incluido.

Disfrutad de la semana!


domingo, 16 de febrero de 2014

Tostada de bacalao confitado con olivada y tomates


Estoy empezando a pensar que mis vecinos me toman por una "casi" homeless. 
Únicamente me ven por la mañana cuando saco a Buck con los ojos todavía hinchados y el cabello sin domar (no sé porqué aunque lo peine, hasta pasadas 2h, no toma su "estado normal") y siempre la misma ropa: tejanos, zapatillas viejas, anorak negro. Lo único que cambia es la parte interior, que no se aprecia y la gorra que llevo cuando llueve. 

Todo tiene una explicación: mis paseos con Buck no son de señorita por la acera donde lo máximo que te puede pasar es pisar una colilla. No. 
Mis paseos son en un parque donde hay más perros y se te suben encima, te piden chuches, te pisan y te llenan de barro. Así que sintiéndolo mucho, mis zapatillas viejas, mis tejanos medio rotos y mi chaqueta "nomeimportaquepongastuspatazasencima" son mi atuendo diario. 



Después, cuando una se viste de persona, como sale directamente por el parking, pues nadie me ve. Así que la imagen que tiene especialmente los conserjes, es patética. Lo sé. 
Pero qué le vamos a hacer.... O tienen esta imagen o la que debe tener otro vecino que cada viernes me encuentra sacando bolsas de la compra del coche y metiéndolas en el ascensor intentando no morir aplastada por la puerta. 
Llevo 2 meses coincidiendo con él en esta situación. Ya os podéis imaginar. 
Cada vez que me ve me saluda y me ofrece ayuda. Este viernes hasta me he atrevido a aclararle que además de hacer la compra, también hago otras cosas. No sé cómo se lo ha tomado. Simplemente sonrió. En fin. 



Bueno, al grano. Os traigo una tostada con bacalao confitado y olivada. Para completarlo, unos tomatitos cherry salteados con un pelín de ajo y romero. Riquísimo!!
Este plato lo almorcé el otro día. Fue uno de esos días en los que te mereces un buen homenaje. Así que además de la exquisitez del bacalao, una copita (bueno, fueron dos) de Flor de Mar, de Maset del Lleó. Un vino blanco aromático pero para nada simplón. Delicioso. Me sentó de maravilla, oye.

Espero que os guste!
Disfrutad de la semana. 

jueves, 13 de febrero de 2014

Ostras con salsa Mignonette



Llega Sant Valentín. 

Sí, sí, tomad buena nota no se os vaya a olvidar, porque aunque demostréis que lo que cuenta es el día a día, el día de San Valentín hay que celebrarlo. Y no hace falta hacerlo por todo lo alto, ni llevar a tu amada a cenar a París (que también estaría bien), o dejarte el sueldo de dos meses en un regalo.

No es necesario eso. Los pequeños detalles, realmente son los que cuentan (pero anotad, lo de la cena en París, eh!).
También es curioso que las personas menos detallistas, las que nunca o en contadas ocasiones tienen un detalle, son precisamente las que alzan la bandera del espíritu comercial de la fecha...



De siempre se ha dicho que el marisco es afrodisíaco y en especial las ostras, por su aporte en zinc, importante para la producción de testosterona.
Así que ya sabéis, si tenéis plan, tomad una buena docena de ostras (e intentad que no os chorretee el agüilla cuello abajo, por favor).
Y si no tenéis plan, pues también (es este caso os podéis poner morados con la docena para vosotros solitos y  con los chorretes incluidos. El ácido úrico será otra cosa...) Y de postre, una buena dosis de chocolate por aquello del plan sustitutivo. 

Pues ya sabéis. Si queréis sorprender a vuestra pareja, os propongo estas ostras con salsa Mignonette, una salsa realizada a base de chalota, limón, vinagre blanco, pimienta y sal. 

El postre, es cosa vuestra, pero con estas trufas triunfáis seguro.



La receta completa la podéis ver en el Magazine de Invierno, en la pág. 11.

Espero que os guste y que disfrutéis del día y del finde. Yo seguiré esperando a que me traigan estas cookies con las fresas y el chocolate incluido, por favor. ...

jueves, 6 de febrero de 2014

Estofado de langosta y almejas



Bien, bien no es un estofado en su forma tradicional, pero permitidme que lo llame así.

Es una de esas recetas que si no fuera por la falta de tiempo y el coste del ingrediente principal haría más a menudo.
Un plato caliente, de los que te abrazan por dentro y te hacen sentir mucho mejor después de tomarlos.
Estos días de frío, lluvia, viento y nieve (Piqueras está disfrutando de lo lindo), son los que agradeces este tipo de platos, verdad?



Pues nada más sencillo que una (o dos)  langosta, unas almejas, patatas, crema de leche y un chirrín de whisky por aquello de darle el toque. Con esto y un poco de paciencia tenemos un plato de cuchara de auténtico lujo. 

Y habéis visto qué langosta? Fui llamada por ella cuando la vi en el mercado. Prometo que me pidió por favor que hiciera este plato con ella (bueno, quizá la historia ella no la contaría así, pero ya sabemos que en una historia siempre hay dos versiones -y en medio, se encuentra la verdad-).




Si tenéis oportunidad, haced este plato. A mi me encantó.

Podéis ver la receta en la pág. 43 del Magazine de Invierno. 

Espero que os guste.
Disfrutad del fin de semana que ya está aquí!






domingo, 12 de enero de 2014

Cocina al vacío: Dorada al limón




El pasado mes de Octubre, os contaba lo bien que lo pasamos en la quedada de bloggers que se hizo en Barcelona. (podéis verlo aquí).
La organización del evento fue increíble y de nuevo, me quito el sombrero ante las personas que lo hicieron posible. De verdad que fue un evento por todo lo alto.

Y tan alto, tan alto, que fue la ganadora de una envasadora al vacío Elma. 
Cuando Carmen sacó el papelito y vi lo que ocultaba el papel de regalo, se me iluminó una sonrisa de oreja a oreja (como no...).

Recuerdo que cuando trabaja en prácticas en un hotel durante la carrera, en cocina no parábamos de envasar alimentos al vacío. Como han pasado muchos años y las técnicas cambian, además de utilizarse el envasado para mantener los alimentos en su mejor momento, también se utiliza como una técnica de cocina, de forma que los alimentos no pierden propiedades y si pierden algún jugo, éste queda dentro de la bolsa, de forma que es fácil poderlos aprovechar. 




Además de estas utilidades, (conservación y cocción), Dolors, me dio más ideas: se acabaron las pinzas para las bolsas. La embasadora Elma, tiene dos acciones, una de vacío y sellado y otra de sellado, de forma que cuando abres una bolsa de frutos secos, patatas, pasta, etc. puedes conservarlo sellando la misma bolsa en la que viene presentado. 
Así, eliminamos las pinzas, conservamos mejor los alimentos y además queda todo como más mono sin el riesgo que el arroz vaya escapándose por todas partes.

Bueno, pues después de utilizar la envasadora para poner un poco de orden en mi congelador (ahora tengo bolsitas una encima de la otra de cosas que siempre se me escarchaban como judías, patatas o menestra) y decir adiós a las pinzas, me lancé a hacer alguna cocción al vacío.

Hice una crema de puerros, que se me estaban poniendo pochos. Así que los envasé porque no iba a poder hacerla hasta al cabo de un par de días. Después los puse en un olla de agua hirviendo, y ale a triturar y sazonar. Riquísima! Tanto, que no hay foto.

También, como veis en la foto, hice una dorada al limón. Compré la dorada y saqué los lomos (la técnica hay que mejorarla, sí). Sazoné con sal y pimienta, unas gotas de aceite, rodajas de limón entre los dos lomos, y a envasar.
Puse una olla con agua hirviendo y cuando rompió el hervor, añadí la bolsita. 15min. Después con cuidado la saqué y la emplaté junto con una mini ensaladita.
La textura de la carne, perfecta y el sabor, fantástico. Lo único que hubiera añadido es pasar por la sartén bien caliente los lomos con la piel abajo para coger un pelín más de crujiente. Nada más.



Lo que sí hay que tener en cuenta son los líquidos, que no pueden envasarse ya que al hacer vacío, son succionados por la máquina. Si tenéis que hacerlo, deberéis congelarlos antes (cremas, salsas, aceites, etc) de forma que cojan consistencia y puedan "perderse".


Bueno, espero que os animéis a cocinar al vacío. Yo ya lo he hecho y creo que no voy a parar.

Disfrutad de la semana. 

jueves, 12 de diciembre de 2013

Salmón sobre crema de judías verdes




Todo empezó con un susurro. 
Un runrún en la cabeza que cada vez más a menudo aparecía.
Después se intensificó, ya era diario y cada vez duraba más.

Ahora, ya en pleno apogeo me está preocupando: Hablo sola. Bueno, con Buck, pero es como hablar sola porque lo único que hace es mirar con cara de "pero qué me estás contando si yo lo único que quiero es": (por este orden)
- Comer
- Comer (de nuevo)
- Que me tires la pelota de una vez
- Que me rasques un ratín la barriga

No me doy cuenta y le hablo yendo por la calle. La gente me mira como si estuviera loca. Los únicos que no lo hacen son los otros chalados como yo, que tienen perro y también les hablan. 



Pero me sirve de terapia y me desahogo con él, que como no dice nada y le chantajeo con lo anteriormente mencionado, aguanta estoicamente. Creo que de vez en cuando desconecta porque se le cierran los ojos. Pero vamos, que comparando este comportamiento con un hombre, no hay mucha diferencia... (que ningún maromen se me ofenda, por favor).

Bueno, al grano. Esta receta por el colorido que tiene podría ser perfectamente una receta de primavera. Lo sirves y la mesa se llena de color y alegría. Sería perfecta también servida como aperitivo en un vasito con unas lascas de salmón, a que sí?

Una delicia. Mira que no estaba convencida del todo cuando la hice, pero confieso que la he repetido varias veces y siempre me he relamido.



Podéis ver la receta en el Magazine de Otoño, en la pág. 23. 

Espero que os guste y que disfrutéis del fin de semana!

domingo, 24 de noviembre de 2013

Navajas con mojo verde




Mi fin de semana se podría resumir en un verbo: dormir. 

Después del ajetreo de los últimos meses, necesitaba hacer una cura de sueño y este ha sido el fin de semana elegido y dedicado a los dulces sueños. 

Ayer sábado, estuve más tiempo durmiendo que despierta.

Dicen que el sueño no se puede recuperar, pues perdónenme Uds. señores "de no recuperar el sueño", pero yo lo he hecho. Llevo algunos meses de mucho estrés, de dormir poco, de soñar con cosas pendientes, con páginas webs, con reuniones y con contratos. Necesitaba descansar.



Entre el frío que ya hace, la calefacción (inaugurada el pasado viernes) y los pijamitas de franela calentitos, lo único que apetece es estar en casa.

Este finde lo único que he hecho de forma medio activa (léase despierta, no vayáis a pensar que era en plan Red Bull):
- Pasear al Buck: tiene su mérito, no creais. Dos veces al día 1h cada paseo.
- Ducharme
- Intentar que no entre aire por la puerta de la terraza del despacho (con celo. Sé que no es muy apropiado, pero espero que sea temporal).
- Teletransportarme del sofá a la cama y a la inversa.
- Cocinar y fotografiar. Porque una esta perezosa pero el hambre no me la quita nadie.
- Escribir este post y el nuevo de Bloom que va sobre los empujoncitos que necesitamos para dejar de llamarlo sueños y empezar a llamarlos proyectos (podéis verlo aquí)



Las delicatesen que me han acompañado han sido unas ostras fantásticas y estas deliciosas navajas que han sido aderezadas con un mojo verde. 
Para acompañar semejantes manjares, un Chardonnay afrutado, fresco y delicioso: Flor de Mar de Maset del Lleó. 
Después, claro, la siesta que ha durado más de lo que mi vergüenza me permite decir en público.

Y cómo estoy? Pues como nueva. 




Espero que vosotros también hayáis disfrutado del fin de semana aunque haya sido entre sábanas calentitas.

Disfrutad de la semana! 






domingo, 6 de octubre de 2013

Pulpo con aceite de ñoras y verduritas



Hasta hace bien poco, la única forma en la que pensaba que se podía tomar el pulpo, era con "cachelos" o "a feira". Fíjate tú, lo que me estaba perdiendo...

Tengo que reconocer, que el pulpo a feira, me chifla. Del todo. Y no solamente por el pulpo, si no, por el pancito mojado en el aceite que esta de vicio. Otra cosa son las calorías, pero por un día, pues nada.

Recuerdo que cada año, en Galicia, íbamos a la fiesta de San Campio, donde era el día oficial en el que toda la familia íbamos a cenar pulpo. Nada más llegar íbamos al puesto de feria de siempre y allí, en los bancos y mesas de madera plantábamos los pompis y empezábamos a pedir. La verdad es que mucho tampoco dudábamos: pulpo picante y vino tinto para los mayores y pulpo sin picar y Fanta para los niños.
El vino, de ese de pueblo que muy bueno no es pero que sienta de maravilla en el ambiente que se toma. Servido en una jarra que quedaba rojiza por los restos del vino y bebido en pocillos. El pulpo, cocido a fuego en ollas gigantes de cobre, en los platos de madera, chorreando aceite. Y el pan, pues qué os voy a decir, de ese de pueblo, bien cocido pero con la miga suelta y esponjosa. Una delicia.
Después claro, unos bailoteos al son de la orquesta de turno para bajarlo todo.




Y aunque no hay nada como el pulpo a feira, os traigo una versión que tampoco está nada mal, aunque menos tradicional: Pulpo con aceite de ñoras y verduritas.
También podéis ver esta otra receta de pulpo que ya publiqué: Pulpo a la parrilla con alcachofas y hummus.

Espero que os guste y que disfrutéis de la semana!


Ingredientes (4 personas):
- 1 pulpo grande congelado o fresco. Si es fresco, deberemos congelarlo antes para que rompa las fibras.
- 1 calabacín
- 8 ajetes tiernos
- 4 champiñones
- Aceite
- Sal gorda

Aceite de ñoras:
- 1 ñora
- 150 cl de aceite de oliva extra virgen

Elaboración:
Descongelamos el pulpo el día de antes en la nevera y ponemos en remojo la ñora en caso que esté muy seca (si no está muy seca, con ponerla a remojo un par de horas antes, es suficiente)
Ponemos una olla grande llena de agua a hervir. Cuando rompa a hervir, cogemos el pulpo y lo "asustamos" metiéndolo y sacándolo del agua hirviendo unas 4-5 veces manteniéndolo dentro y fuera del agua unos 5 segundos. De esta forma la piel y su color se mantendrán mejor.
Dejamos cocer durante 20-25 min.

Mientras, hacemos el aceite de ñoras. Sacamos con la ayuda de un cuchillo, la carne de la ñora ya remojada. Ponemos en aceite en un vaso batidor junto con la carne de la ñora y batimos hasta emulsionar.

Limpiamos las verduras y cortamos a láminas el calabacín y los champis. Pasamos todas las verduras por una parrilla con un chorrito de aceite para que se doren.

Cortamos las patas del pulpo de forma que se separen de la base, pero que queden enteras. Y las pasamos unos minutos por la parrilla con un chorrito de aceite. Lo justo para que se dore un poquito la piel.

Montamos el plato con una base de calabacín y champis, el pulpo cortado en rodajas y los ajetes.
Por encima ponemos el aceite de ñoras y salamos con sal gorda.

jueves, 11 de julio de 2013

Atún con salsa de aguacate




Pues no va y después de estos días de calor, ahora se pone a llover?
Justo cuando tiendo la ropa. Si es que....

Es como cuando lavas el coche, llueve. Y no esa lluvia que podría dejártelo como los chorros del oro, no, de esa lluvia de la que en vez de agua, cae barro. Vamos, que podrían caer ranas en cualquier momento. 
De esa lluvia con la que Buck estaría encantado.

Ya sabéis la afición que tiene mi querido perro a los charcos. Y también sabréis que hace unas semanas nos mudamos y ahora tenemos un parque fantástico justo al lado de casa. Un parque fantástico, con sus montañitas, sus zonas ajardinadas, sus zonas de relax y sus LAGOS. Sí, sí, lagos.



Hasta hoy tenía la suerte que el pichurro era tan guapo como miedoso, así que cuando otros perros se lanzaban en plancha a refrescarse al lago, él se quedaba mirando con cara de susto por tener que pegar semejante salto.

Hasta hoy.
El otro día ya se puso como un conguito al revolcarse en un charco, ayer tuvimos que salir corriendo de la zona en la que estábamos jugando porque se pusieron en marcha los aspersores y hoy... Ay hoy.
Atrás dejó el miedo y detrás de la perrita de sus amores que fue. Directo al lago. Ni miedo, ni salto ni nada. Debería haber una frase adaptada en canino de: "Tiran más dos tetas que dos carretas". 


Buck el otro día disfrazado de  Conguito


Allí te tiró a lo Tarzán detrás de ella y de otro perro, "la competencia". Y los tres han estado chapoteando en la parte más sucia y embarrada del lago cual cochinos. 
Cuando se ha dignado en salir, en vez de un conguito parecía un chipirón en su salsa. 

Para matarlo.

Con la cabeza baja (yo) y moviendo la cola y el pompis (él) hemos vuelto a casa, parando e intentando alejarme de él cuando se sacudía (que por desgracia han sido más veces de las deseadas).

Buck hoy. "Ligeramente" más negro, como un chipirón. 


Y así estamos. Él en la terraza y yo trabajando.
Dentro de un rato nos reconciliaremos. Lo malo es que ahora llueve y claro, volverá igual de mojado dentro de un rato. Más limpio, eso sí.
Si queréis saber más sobre nuestras andaduras, podéis verlas en mi Intragram

Para alegrarnos un poco os dejo este plato tan rico. El atún o el bonito casan perfectamente con el aguacate (como en este Tartar de atún con guacamole). Esta vez he hecho una salsa con un toque cítrico y picante para darle el punto.
Queda fantástico y está riquísimo. Eso sí, es imprescindible un atún de calidad.



La receta, en el Magazine de Verano, en la pág. 25.

Espero que os guste y que disfrutéis del fin de semana. 

A ver si se acaban los charcos, las lluvias y los baños en el lago....

domingo, 7 de julio de 2013

Calamares con tomatitos salteados

Calamares a la plancha con tomates cherry


Este plato, bandido, me ha robado el corazón. Por su sencillez, por su rapidez, por su sabor y por lo fresco y veraniego que es.

El calor y el verano ha llegado por fin a tierras mediterráneas. Y mira que le ha costado asomar la cabeza... Después de las predicciones de muchos meteorólogos, en las que pronosticaban el verano más friolero de todos los tiempo, ya me imaginaba pasando el verano con la chaqueta puesta. Y no, ya he disfrutado de los primero rayos de sol mojando los pinreles en el mar y sofocando los calores en el frescor de la ducha de la piscina, porque no nos engañemos, el calor lo sofocamos ahí, no en la piscina, porque el agua de la ducha siempre está helada.




Y después de los chapuzones un plato como este bien rico acompañado de un buen vinito blanco y una rica ensalada, ya es lo más. Después una siesta y venga, a disfrutar del verano.

Unos calamares de buena calidad, no demasiado grandes, unos tomates cherry (si los estáis cultivando ahora están en pleno apogeo), un poquito de ajo, de aceite, sal y algunas hierbas aromáticas. Nada más.
El sabor pleno del mar con la acidez de los tomates es lo más. Y no os quejéis que es apto para los más negados en la cocina. Lo único que tenéis que tener en cuenta es cocinar poco los calamares porque ya sabéis que tienen dos puntos de cocción: una muy rápida, como ésta y otra más larga para cuando los hacemos en salsa. Si queremos hacerlos a la plancha como en este caso y nos pasamos de cocción, quedarán muy duros.



Y sí, estoy de simple que me paso, lo sé, pero a quién le apetece pasar horas en la cocina cuando puedes estar de parranda por ahí con la familia o los amigos?

Espero que os guste y que disfrutéis la semana!


domingo, 23 de junio de 2013

Ceviche de vieiras



En el penúltimo post, os comentaba lo difícil que era llegar a todo y el poco tiempo que tenía, y es que en los últimos meses mi vida ha dado un giro y tengo la sensación de estar viviendo una nueva vida

Como sería muuuy largo de explicarlo todo en un único post, tan sólo os comentaré a grandes rasgos lo que me ha pasado en este tiempo y en algún tema profundizaré en las próximas semanas (así, si no os interesa absolutamente nada, podéis pasar directamente a la receta).

 Aquí van:

- Me he mudado. Nos hemos liado la manta a la cabeza y hemos vuelto a Barcelona ciudad. Buck todavía está medio desubicado, pero bueno, poco a poco se va haciendo a su nuevo espacio, aunque tengo que decir que los (malditos) petardos no lo están poniendo del todo fácil. Ha estado varios días durmiendo poco y estando alerta de cada ruidito nuevo, pero por fin el otro día durmió todo el día. Desde el paseo de la mañana al paseo de la tarde. De un tirón. Podéis verlo aquí.

- Mi nuevo sofá estará hecho con palets. Y digo estará porque por ahora lo único que tengo es pintura hasta en el pelo. Parezco un dálmata. Mis pinitos aquí.

- Me he enamorado de mi nuevo parque de los paseos. Los que me seguís en Instagram o Twitter ya lo habéis visto. Tengo que contenerme para no estar constantemente fotografiando los rinconcitos del fantástico parque. Dos ejemplos: aquí y aquí.


 - Soy una máquina con las llaves allen. De verdad, una auténtica máquina. Ya no hay STALLEN, BILLY, STERPTOP o lo que sea que los Sres. Ikea inventen, que se me resista. El secreto? Leer las instrucciones. El duende que hace las ilustraciones para tontos de cada paquetito, se merece un monumento.

- Ya soy del todo consciente que no sé cortar recto. Hasta ahora, siempre que quería cortar algo, pensaba que ésa iba a ser la vez que sí que lo iba a hacer. Bien, ya estoy convencida después de destripar una cortina, una bayeta, tres trapos y un rollo enterito de protector de armarios. Ni con una guillotina, oigan. Que digo yo, que cuando repartieron la orientación (este es otro tema) y la rectitud al cortar mi madre debía estar en la cola del pescado....


- Cuando me pongo me pongo. He sido capaz de maquetar el Magazine de Verano en 2 días, entre estantería y estantería y sin conexión. Bueno, esto último me ha llevado por el camino de la amargura y me ha supuesto un par de momentos de histeria, pero bueno, lo conseguí. Por si no lo habéis visto todavía, lo podéis hacer aquí

- He montado una empresilla. Esto requiere un post completo y detallado porque es una GRAN noticia y  "me llena de orgullo y satisfacción". Próximamente. 

- Y para acabar y celebrarlo todo el otro día me preparé este ceviche de vieiras que está para mojar pan y no dejar ni las conchas. Además descubrí este fantástico vino Flor de Mar, de las bodegas Maset del Lleó, que está delicioso y marida muy bien con este plato.

Espero que os guste y que disfrutéis de la semana y la verbena!!
Feliz San Juan/ Feliç Sant Joan


jueves, 16 de mayo de 2013

Merluza al Moscatel


¡Que alguien me explique qué le pasa al tiempo!
Bueno, ya me contesto yo solita: Que estamos en primavera y es lo que hay. 
Así como en invierno hace frío y en verano calor, la primavera es la más inestable de las estaciones y tan pronto llueve como luce el sol. 
Me alucina la facilidad de asombro que tengo/tenemos con el clima cuando cada año es lo mismo. 

Ayer por la tarde estuvo diluviando, esta mañana justo cuando íbamos a salir con Buck ha empezado a llover fuerte (con lo que el muy listillo ha metido el culo dentro de casa con la misma rapidez con la que dos segundos antes sacaba el morrito a ver qué tal iba el día por ahí fuera). 
Y ahora, a las 17.20h, está luciendo el sol, el cielo está azul azul y veo el mar de un color azul intenso. 

Si no fuera por la tierra mojada, cualquiera diría que por aquí no ha caído ni una sola gota. 



Y ahora a lo que vamos después mi momento Mario Picazo...
Hoy os traigo un plato muy poco estacional. Creo que esta Merluza al Moscatel se pueda tomar en primavera, verano, otoño o invierno. Es ideal en cualquier época del año tanto para almorzar como para cenar. 
Es un plato delicioso y fácil. Y si queremos reducir algunas calorías, podemos hacer las patatas al microondas y no fritas. 
El toque del Moscatel y la picada con los gambones le da un toque sensacional que potencia mucho los sabores. 
Si no tenéis Moscatel, un Jerez irá igual de bien. 



Espero que os guste la receta, como todas las recetas de los jueves, forma parte del Magazine de Primavera y podéis ver la receta aquí, en la pág.23.

A ver si aguanta el sol radiante sin temperaturas sofocantes durante el fin de semana.... 

Disfrutad del fin de semana!!

domingo, 7 de abril de 2013

Pulpo a la parrilla con alcachofas y hummus



Me encanta esta receta.

Como buena hija de gallegos, el pulpo es una de mis perdiciones. Me encanta tomarlo en su forma típica, "a feira" y como veis en otras muchas versiones que desde hace unos años están inundando las cartas de los restaurantes.

Esta propuesta, la anoté en mi libreta de "pendientes" cuando ojeando cartas de restaurantes la vi. (Lo siento, pero no recuerdo el nombre del restaurante). En ese momento ni siquiera la había probado, simplemente leí el nombre del plato y pensé que la combinación de sabores debía ser fantástica, así que lo anoté y pensé que debería probarla un día.



La combinación del pulpo, no solamente cocido, si no que también pasado por la parrilla para potenciar su sabor, con el hummus que le aporta cremosidad al conjunto y el punto de las alcachofas, hacen de este plato un auténtico manjar.

Yo lo preparé un día que estaba sola en casa y os confieso que tuve que volver a prepararme otra ración de lo delicioso que estaba. Os lo recomiendo 100%.



Espero que os guste y que disfrutéis de la semana!